El trágico desenlace ha ocurrido en Nairobi, Kenia, en África Oriental, cuando la policía mató a un niño de 13 años mientras jugaba en el balcón de su casa. La razón fue porque estaba fuera 20 minutos después de que entrase en vigor el toque de queda nacional por la pandemia de coronavirus.


El estado de alarma está ocasionando tal temor que se empieza a sentir en la gente, y están comenzando a actuar de manera poco civilizada. En este caso, se ha cobrado la vida del niño Yasin Moyo, de 13 años de edad, el cual recibió un disparo en el estómago en su casa familiar del barrio de Kiamaiko, a las afueras de Nairobi.

Según algunos trabajadores de derechos humanos, el incidente se produjo alrededor de las 19:20 horas del pasado lunes. Yasin fue trasladado de urgencia al hospital inmediatamente después del disparo, pero nada pudo hacerse por salvar su vida. El niño murió el martes temprano como consecuencia de las heridas ocasionadas por el impacto.

El fatal accidente ocurrió en medio de una serie de quejas por parte de la población acerca de la brutalidad de la policía keniana, sobre todo después de que se declarara el toque de queda a nivel nacional la semana pasada.

Por su parte, Amnistía Kenia, una rama de Amnistía Internacional, publicó la noticia de la muerte en Twitter y exigió que se abra una investigación sobre este asesinato injustificado. Así, el director de enjuiciamientos de Kenia ha dado la orden de que se lleve a cabo la investigación sobre la muerte de Yasin, que según él fue ocasionada por una ‘bala perdida’.

Sin embargo, no ha declarado hacia dónde estaban tratando de disparar los agentes de policía involucrados cuando dispararon al chico. Precisamente en Kenia, las cifras de contagios y muertes por coronavirus no son muy elevadas, ya que cuentan con 50 casos de infecciones y tan solo una muerte en medio de esta escasez de equipos de prueba.

En tal caso, se ha impuesto el toque de queda en todo el país desde el pasado viernes para tratar de controlar la propagación del COVID-19. De este modo, se prohíbe a los residente salir de sus domicilios entre las 19:00 y las 6:00, aconsejando no aventurarse a salir dentro de este horario.

Desde ese día, muchos han sido los vídeos que han aparecido en los medios sociales mostrando a la policía utilizando porras, látigos y perros para atacar a aquellas personas que violen el toque de queda en Kenia.