Rachel King y su esposo Wesley han conseguido hacer realidad su sueño más deseado: ser padres.

Ambos trataron durante años de tener un bebé pero, después de mucho intentarlo, no consiguieron cumplirlo. Fue entonces cuando tomaron una importante decisión que cambiaría sus vidas para siempre; adoptar a un bebé.

Tanto familiares como amigos, compañeros de trabajo e incluso desconocidos que quisieron formar parte de esta bonita historia, decidieron ayudar a la pareja cubriendo la mayor parte del costo de la adopción con donaciones. Pero las sorpresas no terminan aquí.

La bonita historia de Rachel y Wesley King
Rachel y Wesley están juntos desde que eran adolescentes y fue muy traumático para ellos no poder tener hijos. Cuando decidieron adoptar, muchísima gente conocida y no tanto decidió ayudarles mandándoles biberones llenos de dinero. De hecho, la última vez que entrevistaron a Rachel para un programa televisivo, estaba vaciando las monedas de los biberones donados por todas estas personas.

En mayo de 2019, ambos se encontraban en el hospital esperando el nacimiento de un nuevo sobrino cuando fueron informados de que una madre biológica los había elegido para ser padres.

“Fue una cosa tan de Dios… Estábamos sosteniendo al pequeño y descubrimos que íbamos a ser padres ese mismo día”, declaró Rachel muy emocionada evocando ese bonito recuerdo.

“Nació el 8 de noviembre en Florida”, dijo Rachel refiriéndose a su pequeño Jon Anderson King, la respuesta a sus oraciones y plegarias para conseguir ser padres. Sin embargo, Rachel afirmó también que no era la única sorpresa de Dios tenía preparada para ellos.

“Durante la adopción, nos enteramos de que estaba embarazada”, confesó la reciente mamá dichosa, añadiendo también estas palabras: “Estamos esperando otro bebé que nacerá en febrero”.

Rachel declaró que nunca había soñado con poder darle un hermano a Anderson: “Nos dijeron que teníamos 0% de posibilidades de conseguirlo”. “Entonces, de repente, una vez dijimos que sí a Dios y le agradecimos su plan para nosotros, fue como si dijera: ‘Ahora que finalmente confiáis en mí, voy a daros el doble de bendición”, concluyó entusiasmada.

Los bebés de los King se llevarán cuatro meses y el matrimonio espera poder animar a otras parejas a considerar el tema de la adopción, así como dar ánimos a aquellos que lo están intentando para que no se desanimen ni se den por vencidos. Una afirmación muy bonita utilizada por Rachel durante la entrevista fue: “He citado el versículo de los Efesios 3:20, ‘Mucho más’, y es completamente cierto. Es mucho más de lo que podíamos haber pedido”.