Según se anunció en un comunicado, la policía de Gardena se encuentra investigando el
accidente de tráfico de un Tesla que acabó con la vida de dos personas en un barrio de Los
Ángeles.

El portavoz de la agencia, Sean Rushton, no quiso decir si el Tesla Modelo S se encontraba en piloto automático cuando se estrelló el pasado 29 de diciembre. El piloto automático está diseñado para cambiar de carril automáticamente y mantener la distancia de seguridad con los otros vehículos.

En este caso, el Tesla, de color negro, había salido de una autopista y se movía a gran velocidad cuando se saltó un semáforo en rojo, lo que le hizo chocar contra un Honda Civic en una intersección. En el interior del Tesla viajaban un hombre y una mujer que tuvieron que ser hospitalizados con heridas leves, mientras que el hombre y la mujer que viajaban en el Honda Civic, murieron.

Por su parte, la NHTSA (La administración Nacional de Seguridad del tráfico en las carreteras) dijo que la agencia asignó a su equipo especial de investigación la inspección del coche, así como de la escena donde tuvo lugar el accidente.

El equipo de la NHTSA ha llegado a inspeccionar un total de 13 choques que involucran
vehículos Tesla que la agencia cree que estaban circulando con el sistema de Piloto
Automático.

Otros accidentes con vehículos Tesla
Otro accidente de Tesla mató a una mujer el pasado domingo en Indiana. La policía estatal dijo que el conductor, Derrick N. Monet, de 25 años, de Prescott Valley, Arizona, fue gravemente herido tras chocar con un camión de bomberos estacionado. Su esposa, Jenna N. Monet, 23, tuvo un peor final, ya que fue declarada muerta en el hospital al que se le trasladó.

Tanto Tesla como la NHTSA han recordado al conductor que los sistemas avanzados de
asistencia al conductor, como el Piloto Automático, no son sistemas totalmente autónomos, y necesitan que los conductores humanos presten atención en todo momento.