Varias han sido las parejas que han demandado a la empresa responsable de las cámaras Ring, ya que supuestamente fueron hackeadas con el fin de invadir la privacidad, causando ansiedad y angustia emocional. Incluso uno de los hackers usó una cámara instalada en el dormitorio de una niña para insultarla, como si de una película de terror se tratara.

Una de las demandas fue presentada en el Tribunal de Distrito Central de California el día 3 de enero por Ashley LeMay y su esposo Dylan Blakeley, de Mississippi. Esta familia compró dos cámaras de la marca Ring en noviembre del pasado año y las instalaron en su casa para que Ashley pudiera ver a sus hijas mientras ttrabajaba en el turno de noche en el hospital.

Estas cámaras invaden la privacidad de sus usuarios
La noche del 4 de diciembre, ambas cámaras colocadas una en cada habitación de las niñas
comenzó a emitir sonidos, incluso se escuchó una canción de la película de terror Insidious.

Una de las niñas de 8 años de edad entró en el dormitorio para descubrir de dónde procedía el sonido, momento en que la voz de un hombre anónimo comenzó a pronunciar insultos raciales diciendo que era Santa Claus. También la alentó para que tuviese un comportamiento malintencionado según afirma la demanda y la filmación de la propia cámara.

La niña salió corriendo de la habitación tan asustada que estaba en estado de shock y muy
confundida, según afirmó su madre Ashley LeMay. Su padre deshabilitó de inmediato el dispositivo alertado por la niña. “Era… de una película de terror, y pensé que no podía ser real”, declaró en una entrevista.

Desde ese día, LeMay se ha visto obligada a pedir la baja en el trabajo debido a la “angustia emocional que este incidente le causó”, según la demanda. De hecho, sigue asustada porque ese hacker, que no se ha identificado todavía, conoce la dirección de su casa y sabe que cuatro chicas jóvenes viven allí. “Fue la experiencia más aterradora de mi vida”, expresó Ashley.

Por otra parte, Todd Craig y su novia Tania Amador de Texas, declararon que sus cámaras Ring también fueron hackeadas en el mes de diciembre recibiendo burlas e insultos en su propia casa.

Tan solo cinco días después del terrible suceso de la familia Blakeley, comenzaron a oír risas y gritos procedentes de su cámara. Es su caso tampoco han sabido la identidad del hacker, pero han experimentado el mismo miedo y ansiedad de que alguien te espíe constantemente.

En la demanda, la pareja argumenta que la empresa ha ignorado deliberadamente las precauciones de seguridad pues sus dispositivos son vulnerables a la piratería informática. “Incluso cuando sus clientes son repetidamente hackeados, espiados y acosados por terceros no autorizados, Ring ha hecho las afirmaciones no creíbles de que no ha sufrido ninguna violación de datos y que no hay problemas con la privacidad y la seguridad de sus dispositivos”, se puede leer en la demanda.

La marca Ring, adquirida por Amazon en 2018, afirmó que no hace comentarios sobre asuntos legales. Además, un portavoz de la empresa declaró en un comunicado que no hay pruebas concluyentes de que se haya producido una violación del sistema o de la red del dispositivo. “No es raro que los malos actores recojan datos de las violaciones de datos de otras empresas y creen listas para que otros malos actores puedan intentar acceder a otros servicios”, fueron sus palabras.

“Hemos enviado correos electrónicos a los clientes cuyas cuentas hemos identificado como
expuestas y hemos restablecido sus contraseñas. Además, seguimos vigilando y bloqueando los intentos de acceso potencialmente no autorizados”, declaró este portavoz.

Además, han tomado otras medidas, según ha declarado: “También nos hemos puesto en contacto con todos los clientes de Ring, alentándolos a cambiar sus contraseñas y a seguir estas importantes prácticas óptimas para mantener sus cuentas seguras.”

Los demandantes han denunciado por negligencia, incumplimiento de contrato implícito,
enriquecimiento injusto e invasión de la privacidad, entre otras alegaciones. Asimismo, el abogado del demandante, Hassan Zavareei, confirmó que “Ring ha estado tratando de culpar a los consumidores en lugar de asumir la responsabilidad de sus propias prácticas de seguridad descuidadas.”