Ronnie Backenstoe se incorporó a las Girls Scout o niñas exploradoras en 1932, cuando contaba con 10 años de edad. Es increíble, pero, 88 años después, ¡todavía sigue vendiendo galletas! Y no solo eso, según diversos medios de comunicación esta niña exploradora, a sus 98 años de edad, sigue haciendo todo lo posible por vender tantas galletas como puede.

Ronnie se unió hace unos días a un grupo de Girls Scout local para demostrar sus capacidades de venta. Y lo hizo ni más ni menos que en la residencia Phoebe Berks en Pensilvania, su hogar en la actualidad, para continuar con esta bonita y beneficiosa tradición.

“¡Me convertí en una niña exploradora en 1932!”, dijo al salir. Y añadió las siguientes palabras: “Dije: ‘¿Cuándo podré ser una niña exploradora?’. Mi madre contestó: “Cuando tengas 10 años”, así que cuando tuve 10 años, ¡estaba lista para hacerlo!

Han informado distintos medios que Ronnie Backenstoe comenzó a formar parte de las Girls Scout en Lake George, su ciudad natal, en Nueva York. Era su pasión, y se fue abriendo camino hasta convertirse en la directora del Campamento Mosey Wood en Poconos. Además, fue también directora de campo en varios condados. En 1976 y después de 45 años en activo como exploradora, se retiró de las Girls Scout.

Sin embargo, Ronnie sigue creyendo en la misión principal de las Girls Scout y ha querido animar y potenciar su cometido para las generaciones futuras. En su entrevista realizada para una cadena de televisión, afirmó que: “Era solo una parte de la vida, y eso es lo que realmente es ser Girl Scout, te enseña cómo vivir.”

La nueva temporada de venta de galletas de las Girls Scout comenzó de forma oficial el día 7 de enero. Como novedad, este año una nueva galleta con sabor a limón, la Lemon-Ups, está siendo la más vendida, reemplazado a la Savannah Smiles.

Otros sabores clásicos de las famosas galletas de las Girls Scout de los que podrás disfrutar son: Thin Mints, S’mores, Caramel deLites/Samoas, Peanut Butter Patties/Tagalongs,
Shortbread/Trefoils, Do-Si-Dos/Sandwich de mantequilla de maní, las mencionadas Savannah Smiles y Thanks-A-Lot.

Las Girls Scout tienen sabores para todos los gustos y, además, mostraron el nuevo envase de estas deliciosas galletas con imágenes personalizadas de sus miembros actuales. Gracias a la venta de estas galletas, todas las niñas Girls Scout pueden participar en multitud de experiencias.

“Se ha demostrado que las importantes habilidades de negocio y de conocimientos financieros que las niñas aprenden a través del programa de galletas les permiten desarrollar sus capacidades de liderazgo y posicionarlas para el éxito en el futuro”, aseguró la Directora General de las Girls Scout de los Estados Unidos de América, Sylvia Acevedo.

Asimismo, Sylvia también expresó que: “Cuando compras estas galletas estás ayudando a las niñas a potenciar su experiencia de ser una Girl Scout y además de apoyar a las empresarias.”