Unos jóvenes de entre 14 y 24 años de edad han puesto en marcha la iniciativa “Una carta, una sonrisa” para llenar de amor y esperanza a los ancianos encerrados en medio de esta crisis provocada por el coronavirus.


En medio de este aislamiento donde se ha generado miedo y mucha incertidumbre, estos jóvenes se han reunido para dibujar una sonrisa en el rostro de estos ancianos. Con esta iniciativa se intenta conectar a personas que quieran escribir una carta a estas personas que están encerradas en Francia y Bélgica como consecuencia del nuevo virus.

Los ancianos son los más vulnerables y, por lo tanto, los que más riesgo tienen de contraer esta terrible enfermedad. De hecho, el 95% de los fallecidos por el COVID-19 tenían más de 60 años y el 50% de ellos eran mayores de 80 años.

Debido a la gran amenaza que corren, los asilos de ancianos han cerrado sus puertas al público en todo el mundo. Así, de repente muchos matrimonios se han visto separados, y nietos de sus abuelos, hijos de sus padres, alejados de sus familiares y sumidos en una terrible soledad.

Solo tienen contacto con el personal del centro porque entre pacientes deben respetarse las normas de distanciamiento social.

Por este motivo surgió la iniciativa ‘One Letter, One Smile’(Una carta, una sonrisa), para enviar notas de esperanza y felicidad a los que más lo necesitan en estos duros momentos.

“Es una interfaz muy simple donde cualquiera puede entrar y escribir una carta, y esta carta es nviada a personas mayores que están aisladas, en casas de retiro”, explicó uno de los fundadores de este bonito programa, Alienor Duron.

Esta iniciativa comenzó en Francia y, a continuación, se ha extendido a Bélgica y Suiza. Alienor explicó que el objetivo es expandir este programa a todos los lugares que sea posible, con el Reino Unido y otros países de Europa como próximos destinos previstos.

“Hemos recibido comentarios de personas que reciben las cartas diciendo que estas son rayos de sol en su vida diaria. Hemos recibido también comentarios de personas que cuidan a estas personas en los hogares de ancianos, diciéndonos cuán asombrosa fue esta iniciativa para ellos también, viendo que fueron apoyados de esa manera.

Y además hemos tenido una gran respuesta de las personas que escriben las cartas, diciéndonos cómo el simple hecho de escribir cartas fue algo reconfortante para
ellos, porque están muy solos”, añadió Alienor.

Muchos de los que reciben estas cartas no están en condiciones de contestar, pero la oportunidad de iniciar amistades por correspondencia está presente. “Hemos tenido una gran retroalimentación”, expresó Alienor a los medios de comunicación.

“Actualmente existe una opción para que los ancianos respondan a la carta si lo desean, pueden acceder al correo electrónico de la persona que les envía la carta”, manifestó Alienor. Y añadió también que: “Nuestro objetivo es enviar cartas de amor a nuestra manera, y si no pueden responder, está bien de todos modos.”

Es bueno saber que en los tiempos que estamos viviendo en la actualidad haya personas tan bondadosas que dedican un poco de su tiempo a hacer felices a otras personas que lo necesitan tanto. Deseamos que esta iniciativa consiga llegar lo más lejos posible.