En medio de esta pandemia de coronavirus, la joven Carly Boyd sorprendió a su abuelo a través de la ventana del hogar de ancianos en el que se encuentra con la noticia de que está comprometida. Su compromiso se produjo durante el fin de semana y no pudo esperar para dar la noticia a su abuelo.


Tuvo que hacerlo a través del cristal para evitar poner en peligro su salud en medio del brote de COVID-19, pero fue una forma original y creativa de darle la noticia a su querido abuelo.

“Ciertamente se emocionó porque ama mucho a su nieta”, expresó la administradora del asilo, Gennie Parnell sobre el residente Shelton, abuelo de Carly Boyd. Su nieta lo ha visitado en el Centro de Vida y Rehabilitación Premier muchas otras veces para llevarle ropa y otros artículos, pero el pasado lunes fue diferente, según reveló Gennie Parnell a los medios de comunicación.

Carly llegó esta vez a la residencia de ancianos de Lake Waccamaw, en Carolina del Norte, y le enseñó a Shelton un anillo de diamantes en su dedo. Gennie sabía que lo único que quería era disfrutar de esta gran noticia con su querido abuelo de 87 años.

“Carly y su abuelo están muy unidos. Tienen un vínculo y una relación especial. La ves ir y venir todo el tiempo para verlo”, expresó Gennie Parnell. “Me mostró el anillo y seguimos hablando…

Pero vi a Carly un par de veces mirar hacia el ala en que su abuelo está viviendo.”

“Ella no dijo nada y cuando se preparaba para irse, le dije: ‘¿Quieres ir a la ventana y decirle hola?’ Tenía la sensación de que le encantaría ir allí, pero tal vez tenía miedo de preguntar o pensaba que no sería aceptable”, confesó Gennie. Y añadió: “Dije que sería una lástima para ella no poder ir allí y al menos saludarle.”

Carly aceptó inmediatamente la oferta y se dirigió fuera para acercarse a la ventana de su abuelo. Mientras, Gennie Parnell y otros miembros del personal entraron el la habitación de Shelton para informarle de que tenía una sorpresa.

“Estaba tumbado en la cama muy cómodo, comiendo su helado, y le dijimos: ‘¡Tenemos una sorpresa para ti!’. Levanté la persiana…, y Carly se acercó a la ventana y levantó la mano

apuntando a su dedo”, recordó Gennie. Cuando Shelton fue consciente de lo que estaba pasando, fue un momento realmente hermoso.

“Ella le dijo que se había comprometido y él le decía: ‘Pasa, pasa’, y ella le decía: ‘No puedo por el coronavirus’. Así que se levantó y ella puso su mano en la ventana y él puso su mano en la ventana junto a la suya. Fue tan dulce”, relató Gennie emocionada.

Por fortuna, Gennie logró captar este momento en fotos, imágenes que fueron compartidas más de 174.000 veces en la página de Facebook del asilo. Los usuarios de Facebook de todo el mundo se han conmovido con este emotivo momento.

“Carly también es una profesional de la salud, por lo que entiende completamente la situación y que es necesario. ¡Quiere que su abuelo esté sano porque lo quiere en su boda el año que viene!”, concluyó Gennie Parnell.

También añadió que estas imágenes representan la realidad que muchas personas mayores están viviendo en asilos y centros de vida asistida, como Shelton, que se están enfrentando a las restricciones preventivas del coronavirus sin poder ver a sus seres queridos.

“La gente ha comentado, la mayoría de ellos positivos: ‘Yo derribaría esa puerta para ver a mi ser querido’, y estoy pensando ‘¡No!’ Es así de importante. No podemos permitir que eso le suceda a nuestros residentes.

Son demasiado valiosos para permitir que algo los haga sufrir más de lo que ya lo han hecho”, continuó explicando Gennie. “Este es un territorio inexplorado para nosotros, pero estamos haciendo todo lo que podemos.”