El joven no se dio cuenta de que estaba siendo grabado, pero el afectado afirmó que presenciar un acto así en medio de la gran crisis sanitaria actual por COVID-19 le hizo “perder la fe en la humanidad”.

Los hechos han ocurrido después de que se conociera la noticia de un influencer hospitalizado por coronavirus después de lamer un retrete público. Estos retos tan peligrosos, o challenges como los llaman los millennials, se han convertido en los pasatiempos favoritos de las redes sociales, pero el precio a pagar en ocasiones es demasiado alto.

En plena pandemia mundial de este peligroso virus, muchos jóvenes están jugando con su vida al llevar a cabo este tipo de acciones o retos. Así, uno de estos influencers se ha infectado y ha tenido que ser ingresado en el hospital después de este absurdo y peligroso reto.

Pero no ha sido el único en realizarlo. La influencer Ava Louis también se atrevió a lamer un
urinario público después de que saltara la alerta sanitaria a nivel mundial por coronavirus. Fue en un vión, pero el vídeo fue retirado inmediatamente de TikTok.

El joven californiano de 21 años que se grabó haciendo lo mismo empezó a sentirse mal y tuvo que ser hospitalizado después de realizar el peligroso reto. Estos jóvenes no dudan en poner en peligro sus vidas por conseguir un poco de fama, pero en este caso su cuenta de Twitter fue suspendida y su vídeo se ha eliminado.

El joven se grabó en la cama del hospital pero, lejos de advertir a sus seguidores de los peligros de estos actos, el muchacho parece tomarse a risa lo ocurrido a pesar de los muertos que está dejando este virus en todo el mundo.

Esta vez no ha sido un retrete, sino un timbre, y el vídeo fue compartido en Facebook por el dueño de la vivienda, Matthew Wehmeier. En las imágenes aparecen dos chicos frente a la puerta de su domicilio cuando, de pronto, uno de ellos avanza y pasa su lengua varias veces por el timbre.

“Estamos pasando por una pandemia en este momento, las personas están tratando de ser
conscientes de no propagar un virus. Una tontería como esta es lo que me hace perder la fe en la humanidad”, escribió Wehmeier en su publicación junto al vídeo.

El hombre calificó esta acción de ‘estupidez’ y alertó a todo el mundo para que limpiara sus timbres para proteger tanto a los habitantes del domicilio como a las empresas que reparten a domicilio, pues utilizan los timbres todos los días.

“¡Solo usa el sentido común cuando te protejas a ti mismo y a los demás, a diferencia de estos perdedores!, añadió Matthew Wehmeier.

El joven acudió al lugar unos días después de la publicación de las imágenes para disculparse, y reconoció que sus acciones no fueron convenientes en mitad de la crisis sanitaria. “Estaba presumiendo y haciendo un show para la cámara. Y eso no está bien”, dijo el joven frente a la cámara de seguridad.