En efecto, la policía encontró a un perro al volante después de la persecución, momento en que el dueño afirmó que estaba intentando enseñar a conducir a su Pitbull.

Los hechos sucedieron el pasado domingo por la tarde cuando, un hombre de 51 años y natural de Lakewood, Washington, condujo a los agentes de policía a través de una persecución a alta velocidad por el condado de King y el norte del condado de Snohomish.

Fue la agente Heather Axtman, de la patrulla estatal de Washington, la que declaró que: “Durante la persecución, el Buick de 1996 del hombre supuestamente chocó con dos coches a más de 160 kilómetros por hora.”

La policía pudo detener esta persecución cuando el vehículo se dirigió a un popular y estrecho sendero destinado a peatones y ciclistas en el condado de Snohomish. Allí, los policías lograron colocar tiras de clavos en la calzada para hacer que el coche se detuviera. Pero cuando las autoridades se acercaron al coche para detener al sospechoso, comprobaron que era un perro de raza American Pitbull el que estaba ocupando el asiento del conductor.

Para sorpresa de los agentes de policía, un hombre no identificado estaba ocupando el asiento del copiloto. Su excusa para conducir a aquella velocidad de vértigo fue que estaba enseñando a conducir a su perro.

“Ojalá pudiera inventarme esto”, declaró la agente de policía Heather Axtman para un canal de televisión. Y añadió: “He sido policía durante casi 12 años y guau, nunca he escuchado esta excusa.

He estado en muchas persecuciones a alta velocidad, he parado muchos coches, y nunca he recibido la excusa de que estaban enseñando a su perro a conducir.”

Sin embargo, la excusa del perro no le valió de mucho a este individuo, que fue acusado por conducir bajo la influencia del alcohol o algún tipo de sustancia, conducción temeraria, atropello y fuga y por eludir un delito grave. Además, no se detuvo en las ocasiones en que se le dio el alto.

Todavía no está claro si se ha declarado culpable o, por el contrario, ha contratado a un abogado. Por otra parte, el perro fue llevado a un refugio de animales después de que se produjera el arresto de su dueño.