La edificación, que hace unos años, concretamente en la década de 1980, fue una sede de
organismos de Gobierno y albergó allí a su personal, fue pasto de las llamas y quedó destruida por completo.

Afortunadamente, el azar quiso que no sufrieron daños las otras viviendas de la zona, aunque parece ser que están abandonadas. El responsable de este incidente fue el guardia del lugar, el cual declaró a las autoridades que vio una serpiente en el interior de una llanta que se encontraba cerca de la casa. En aquello momentos, no se le ocurrió otra cosa que prender fuego a la rueda para acabar con la serpiente.

Sin embargo, al parecer las llamas se expandieron por otros neumáticos contiguos que estaban allí almacenados y, en pocos minutos, se generó un gran incendio que acabó calcinando la edificación por completo. El fuego se extendió también a varios pastos secos cercanos a la residencia hasta que consiguió ser sofocado.

Según el informe del caso, el responsable se echó a dormir una rato después de encender el fuego y no se enteró de nada. Cuando se despertó por el fuerte olor a humo, descubrió lo que había ocurrido pero entonces ya no había nada que hacer. De ser así y si sus declaraciones son ciertas, su propia vida habría corrido peligro debido a esta irresponsable acción.

Los bomberos fueron los encargados de sofocar las llamas una vez llegaron al lugar del siniestro.

Por su parte, el guardia ha sido detenido hasta que se adelantan las investigaciones que desvelarán lo qué sucedió allí en realidad.