El pánico provocado por el estado de alarma debido a la pandemia de coronavirus a nivel mundial está ocasionando algunas reacciones violentas e injustificadas. Además, está haciendo aumentar la xenofobia hacia la raza asiática, la gente arrasa en los supermercados, se producen cada vez más altercados y asesinatos…


En medio de esta situación, un hombre ha matado a su esposa y después se ha suicidado por temor a que ambos estuvieran infectados por el COVID-19. El hombre de Illinois, en Estados Unidos, disparó mortalmente a su mujer y después lo hizo con él mismo. Unos días antes, el hombre comunicó a su familia que temían haber contraído el coronavirus.

Sin embargo, el resultado de la autopsia dio negativo en la prueba del coronavirus. Los hechos sucedieron el pasado jueves por la noche, cuando los ayudantes del condado de Will respondieron a una llamada de los asistentes sociales en una casa del municipio de Lockport, según un comunicado de prensa emitido por la oficina del sheriff.

A su llegada, los agentes descubrieron las cuerpos sin vida de Patrick Jesernik, de 54 años, y su esposa Cheryl Schriefer de 59. Además, hallaron ambos cuerpos en habitaciones separadas de la casa.

Por su parte, la familia de la pareja dijo a los investigadores que unos días antes Patrick les había dicho que estaba preocupado porque él y su esposa hubieran contraído el coronavirus. Según la familia, Cheryl fue examinada unos días antes de su muerte por problemas respiratorios y de ahí su miedo y preocupación.

Cuando los medios de comunicación hablaron con la familia todavía no habían recibido los
resultados de las pruebas realizadas a Cheryl, pero la autopsia dio negativo en coronavirus en ambos casos.

“Durante la actual pandemia de COVID-19, la gran mayoría de las llamadas de servicio a las que los agentes han estado respondiendo implican disputas domésticas y llamadas de intervención de crisis”, informó el comunicado de prensa proporcionado por la policía.

Además, los agentes animan a cualquiera que necesite ayuda en una situación de violencia
doméstica a que llame a las autoridades para poder presentar una orden de protección hacia esa persona.

El matrimonio formado por Patrick y Cheryl murió de una herida de bala en la cabeza, según confirmó la autopsia realizada a ambos el pasado viernes. Sus muertes fueron consideradas como un asesinato-suicidio y el arma del crimen fue encontrada junto al cuerpo de Patrick, por lo que dedujeron que él fue el último en morir.