Albert no ha faltado a una sola de las citas con el médico de su mujer desde que el pasado mes de enero le diagnosticaron cáncer de mama. Pero actualmente, debido a la situación generada por esta alarma, hay que tomar precauciones para detener la propagación del coronavirus. Por este motivo no se le permite acompañar a su esposa, Kelly Conner.

El hospital ha prohibido entrar a los visitantes de forma temporal, según los medios de
comunicación. Por este motivo, Kelly acudió sola a su cita de quimioterapia en el MD Anderson en Sugar Land, en el condado de Fort Bend, Texas, Estados Unidos.

“No me sentía bien no siendo parte de esto porque le había prometido que estaría allí en cada paso del camino y sentía que estaría rompiendo mi palabra”, declaró Albert para un programa de televisión.

Kelly dijo a su familia que podía conducir sola hasta la cita, pero tan pronto como se fue su marido y sus hijos cogieron una cartulina y comenzaron a colorearla escribiendo además un bonito mensaje de ánimo. Después, Albert condujo hasta el hospital y le mandó un mensaje a su mujer para avisarle de que estaba estacionado fuera.

“Tan pronto como me envió el mensaje, me levanté un poco de mi silla para mirar por la ventana y él estaba justo ahí”, comentó Kelly recordando el entrañable momento.

Cuando miró fuera por la ventana, Albert estaba sentado detrás de su camioneta con un cartel que decía: ‘No puedo estar contigo, pero estoy aquí’. “Inmediatamente, los ojos se me inundaron de lágrimas y sentí un profundo amor por él en esos momentos, porque él había hecho eso por mí”, comentó Kelly con cariño.

El mensaje también incluía un dibujo de un corazón junto a un ‘gracias’ dirigido al personal del hospital. “Creo que me quedé sin aliento y la enfermera se dio la vuelta y dijo: «¿Qué pasa?»; Y entonces vio que yo estaba mirando por la ventana y ella se asomó y empezó a llorar también”, añadió Kelly emocionada.

Albert informó de que incluso algunas enfermeras salieron para agradecerle su bonito gesto y su mensaje de ánimo y agradecimiento. “Algunas de ellas dijeron que yo era la razón por la que van a trabajar”, recordó Albert. “La atención me hizo sentir incómodo, pero me hizo sentir bien y fue muy conmovedor”, añadió el hombre.

Aunque al principio la pareja se sintió decepcionada por las restricciones de visitas en el hospital, después entendieron que es necesario. “Cuando reflexionas sobre todo y piensas en todas las enfermeras y doctores y otros pacientes, tiene mucho sentido”, comentó Albert. Y añadió: “Realmente no puedes discutirlo. Solo tienes que apoyarlo de la mejor manera que puedas”.

Si todo va bien, Kelly acabará en mayo con la quimioterapia y la familia espera que la pandemia haya disminuido para entonces. Tienen la esperanza de poder acompañarla y estar junto a ella en su última cita.

Recordamos que actualmente hay al menos 395.090 casos confirmados de coronavirus en los Estados Unidos, según informó un famoso periódico. De ellos, se estima que unas 12.786 personas han fallecido en todo el país por enfermedades relacionadas con el coronavirus.