Peter Lucas, de 35 años de edad, ha sido acusado por robar cientos de mascarillas quirúrgicas de un centro médico de Asuntos Veteranos en Reno, Nevada. Esta acción fue captada por las cámaras de seguridad del hospital mientras el hombre se llevaba cuatro cajas de mascarillas.


Según anunció la Oficina del Fiscal del Distrito de Nevada en un comunicado de prensa el pasado miércoles, Peter fue acusado por robo en una propiedad de atención médica ese mismo día.

Afortunadamente, todo fue grabado por la cámara de vigilancia de la policía en el Centro Médico de Asuntos Veteranos de Ioannis A. Lougaris.

En las imágenes aparece Peter escondiendo cajas de mascarillas bajo su chaqueta antes de salir del hospital, según el comunicado. Entre los días 19 y 23 de marzo, este hombre se ha llevado al menos cuatro cajas que contenían 50 mascarillas cada una.

Este acto le ha costado una sentencia máxima consistente en una multa de 100.000 dólares y un año de prisión, de acuerdo a las declaraciones realizadas por la Oficina del Fiscal del Distrito.

Según una declaración jurada incluida en la denuncia penal presentada el 6 de abril, el centro médico cerró sus puertas el pasado 17 de marzo en respuesta a la nueva crisis de coronavirus.

De este modo, se restringió el acceso a tres entradas y salidas designadas. Dos días más tarde, el 19 de marzo, se activó una alarma que indicaba que otra puerta que debía permanecer cerrada había sido forzada para abrirla.

“La investigación de las imágenes de seguridad reveló que un hombre blanco adulto, más tarde identificado como Peter Lucas, estaba entrando y saliendo a través de la puerta principal del Edificio 10. Esta puerta ha sido designada como no esencial y está cerrada hasta nuevo aviso”, dice la declaración jurada.

Las imágenes de vigilancia muestran cómo Peter se coloca las cajas debajo de su chaqueta. Sin embargo, cuando se enfrentó a las autoridades negó haber cogido las mascarillas, según la declaración jurada.

Peter Lucas cambió su historia dos veces. En primer lugar dijo que tomó las mascarillas “para un amigo que también trabajaba en el campo de la medicina” y más tarde declaró que “las tomó para entregárselas a los desamparados porque las mascarillas no están fácilmente disponibles para el público en general”.

Por su parte, Peter no ha negado recibir algún tipo de compensación económica por las mascarillas, según indica la declaración jurada. Los medios de comunicación intentaron ponerse en contacto con su abogado de inmediato, pero no pudo ser localizado.

Inmersos en este estado de alarma a nivel mundial como consecuencia del COVID-19, los
trabajadores de la salud de todo el país han tenido escasez de equipos de protección personal durante esta crisis sanitaria, incluyendo las mascarillas.

“Nuestros veteranos militares sirvieron en el frente para proteger a nuestro país, y ahora nuestros profesionales de la salud están haciendo lo mismo en nuestra lucha contra el COVID-19”, declaró el fiscal Nicholas A. Trutanich en un comunicado. Y añadió: “No permitiremos que el robo de equipo de protección personal no se vea afectado, poniendo en peligro la seguridad de los médicos, enfermeras y otros profesionales de la salud que protegen nuestras comunidades”.

Hasta el pasado jueves, se han reportado al menos 2.318 casos de COVID-19 en Nevada, y 80 fallecidos relacionados con el virus. En todo el país hay al menos 450.682 casos confirmados y ya se han superado las 16.000 muertes.