El Centro para el Control y la Prevención de enfermedades (CDC) y el Departamento de
Agricultura de los Estados Unidos (USDA) han declarado que no hay “ninguna evidencia de que las mascotas jueguen un papel importante en la propagación del virus en los Estados Unidos”.


Sin embargo, puedan propagarlo o no, dos gatos han dado positivo en Nueva York en las pruebas del nuevo coronavirus COVID-19, convirtiéndose en las primeras mascotas de este país en contraer el peligroso virus.

Según la declaración conjunta que ofrecieron el miércoles el CDC y el USDA, los gatos viven en diferentes áreas del estado y se espera que se recuperen por completo.

El primer gato fue examinado por un veterinario tras mostrar signos respiratorios leves de este virus. Por su parte, el dueño del gato dio negativo en las pruebas de coronavirus, por lo que se sospecha que el gato pudo contraer el virus de “miembros de la casa ligeramente enfermos o asintomáticos o a través del contacto con una persona infectada fuera de su casa”.

En el caso del segundo gato, mostró “signos de enfermedad respiratoria” antes de ser examinado. Sin embargo, en esta ocasión su dueño sí dio positivo en COVID-19 antes de que su mascota mostrara signos del virus. En cambio, había otro gato en la casa que “no ha mostrado signos de enfermedad”.

A pesar de que el laboratorio veterinario privado donde se analizaron los gatos informó de los resultados a las autoridades federales y estatales, el CDC y el USDA afirmaron que no es recomendable hacer pruebas rutinarias con animales en estos momentos.

En esta declaración también afirmaron que aunque todavía se continúa descubriendo nueva
información acerca del coronavirus, “no hay evidencias de que las mascotas jueguen algún papel en la propagación del virus en los Estados Unidos”.

“Por lo tanto, no hay justificación para tomar medidas contra los animales de compañía que puedan comprometer su bienestar”, aseguraba la declaración. Y continuaba diciendo que: “Se necesitan más estudios para comprender cómo podrían verse afectados diferentes animales, incluidos los de compañía”.

También se ha hecho eco de esta noticia el Consejo Consultivo Conjunto de la Industria de
Mascotas en una declaración el pasado miércoles: “Es importante que el público siga confiando en las declaraciones del USDA y el CDC de que sigue sin haber pruebas de que los animales domésticos desempeñen un papel en la propagación del virus en los Estados Unidos y, por tanto, no hay justificación para tomar medidas contra los animales de compañía que puedan comprometer su bienestar”.

La declaración continuaba de la siguiente manera: “Cientos de miles de personas en todo el mundo han llevado mascotas a sus hogares de forma segura, tanto antes como durante la pandemia de COVID-19, y el vínculo humano-animal sigue proporcionándoles consuelo, alivio del estrés y otros beneficios de salud emocional y física científicamente probados durante esta crisis sin precedentes”.

“La comunidad responsable del cuidado de mascotas está comprometida a proteger la salud y el bienestar de los humanos y las mascotas, e insta a todos a seguir el consejo del CDC de evitar que las mascotas interactúen con personas o animales fuera de su hogar, y a consultar a un veterinario si tiene alguna preocupación sobre la salud de sus mascotas”, concluye esta declaración ofrecida a los medios de comunicación.