Un total de 11 bomberos resultaron heridos en una explosión generada por un incendio en el centro de Los Ángeles, Estados Unidos.


Este accidente se produjo el pasado sábado por la tarde, según informaron diversos medios de comunicación. El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, declaró que todos los bomberos se encuentran en condiciones estables y se espera que se recuperen.

Eric Garcetti publicó en Twitter la noticia de que 11 integrantes del Departamento de Bomberos de Los Ángeles (LAFD) están siendo tratados por sus heridas, pero su estado es estable después de combatir el fuego. “Nuestros corazones están con sus seres queridos y con sus compañeros de primeros auxilios. Los mantenemos en nuestras oraciones”, escribió Garcetti.

Por su parte, el Dr. Marc Eckstein, médico adjunto del Centro Médico USC del Condado de Los Ángeles, dijo en una cadena de televisión que cuatro bomberos fueron llevados a la unidad de cuidados intensivos por sus quemaduras. Dos de ellos fueron puestos en respiradores y los demás sufrieron diversas quemaduras, desde muy graves hasta moderadas y leves.

“Tenemos todas las expectativas de que los bomberos saldrán adelante”, declaró Marc Eckstein. Por otro lado, el Capitán del LAFD, Erik Scott, declaró durante una rueda de prensa que el fuego parecía haberse iniciado en el distribuidor de almacenes Smoke Tokes, un proveedor de empresas que fabrica aceite de cera de hachís (Butane Honey Oil o BHO).

De acuerdo con una conocida cadena de televisión, la explosión fue reportada alrededor de las 18:30 hora local. Parece ser que varios de los bomberos que llegaron a la escena del siniestro entraron por delante del edificio, mientras que el resto fue por el techo.

Ante el inminente peligro, cuando los bomberos intentaron huir del edificio, sonó una explosión.

Así lo explicó el Jefe de Bomberos de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, Ralph Terrazas, a una emisora local: “Nuestros bomberos bajaron por la escalera aérea del tejado con sus abrigos en llamas”.

El incidente acabó convirtiéndose en “una emergencia importante” poco después de la explosión, declaró Ralph Terrazas, y más de 230 bomberos tuvieron que luchar contra las llamas, según dijeron las autoridades.

Los vídeos de este percance fueron compartidos por los usuarios de los medios sociales, donde se mostraban oscuras columnas de humo saliendo de esta edificación y llamas que se extendieron a otros edificios, así como también se podían oír sirenas de fondo.

La mayor parte del fuego se extinguió alrededor de las 20:10, casi dos horas después de que se produjera la explosión, conforme expresaron las autoridades a los medios locales. La causa de la explosión todavía sigue siendo un misterio y está siendo investigada.