La joven de 21 años estudia educación especial para sordos y con problemas de audición, o duros de oído, y sabe la importancia de la visibilidad de la boca para aquellos que dependen de la lectura de labios o del lenguaje de signos para comunicarse.

Con esta idea en su cabeza, Ashley ha ideado y confeccionado junto a su madre unas mascarillas innovadoras para sordos de tela reutilizable con una pieza de plástico transparente sobre la boca del usuario. De esta manera, sus labios pueden ser visibles e interpretados por los discapacitados auditivos.

“Estas mascarillas son para cualquiera que use la lectura de labios y para personas que son
profundamente sordas y usan el lenguaje de signos como su principal modo de comunicación”, expresó Ashley Lawrence en una entrevista.

También dijo que: “El lenguaje de signos es muy importante en expresiones faciales y es parte de su gramática”. Ashley afirmó en una página de GoFundMe que planea elaborar y distribuir estas mascarillas de forma gratuita entre aquellos que las necesiten.

En la actualidad, en Estados Unidos no es obligatorio llevar mascarilla, excepto si estás enfermo o cuidando a alguno de ellos. Sin embargo, sí aconsejan su uso imitando la forma en que otras naciones están luchando contra la pandemia.

Por su parte, los trabajadores de la salud han advertido que las mascarillas caseras solo deben  tilizarse como último recurso y en ausencia de las mascarillas N95 adecuadas. “Las máscaras caseras no se consideran EPP (equipo de protección personal), ya que se desconoce su capacidad para proteger al personal de salud”.

La estudiante de la Universidad de Eastern Kentucky y su madre han hecho sus primeros dos o tres juegos de prueba con sábanas y tela plástica porque, como dice Ashley, en estos momentos es fundamental la comunicación entre todas las personas, y todavía más de los discapacitados.

“Todos estamos entrando en pánico en este momento y, por lo tanto, mucha gente no está siendo considerada”. También están haciendo otras modificaciones a la mascarilla para que las gomas puedan rodear la cabeza o el cuello pensando en las personas con implantes cocleares y audífonos y no pueden sujetarlas alrededor de sus oídos.

Ashley aseguró que hasta ahora ha tenido docenas de pedidos en seis estados diferentes en tan solo unos días. Fue ella quien creó la página de GoFundMe para ayudar con el coste de los materiales y los envíos. Una vez que recaudó 3.387 dólares anunció que había cumplido su objetivo y que no aceptaría más donaciones.

También informó de que está trabajando en un tutorial de YouTube para que cualquier persona pueda hacerse sus propias mascarillas. Hasta el pasado jueves por la tarde, en Kentacky había 682 contagios por coronavirus y han muerto 20 personas atribuidas a esta enfermedad. Según los medios periodísticos, Estados Unidos tiene 234.483 casos y 5.708 muertes.

GoFundMe.org, la compañía de defensa sin ánimo de lucro, ha alcanzado diversas recaudaciones de fondos que ofrecen apoyo a las organizaciones e individuos afectados por el COVID-19, según declaró la propia plataforma.

“Al donar al fondo de ayuda general de GoFundMe.org, la donación apoya a muchos individuos que han comenzado a recaudar fondos en GoFundMe relacionados con esta pandemia, y a organizaciones dedicadas a servir al pueblo”, informó la compañía.

También dejó claro que: “Las donaciones al fondo de ayuda general de GoFundMe.org, una
organización benéfica de los Estados Unidos, son deducibles de impuestos en la medida en que lo permita la ley, y apoyarán ampliamente a las comunidades afectadas por el coronavirus.”