Han pasado diez días del nacimiento de Rodrigo, un bebé sin ojos, nariz ni parte delcráneo, víctima de una negligencia médica.


Sus padres siguen inmersos en acciones legales. Ha sido clasificado como un caso de escándalo por negligencia debido a que el obstetra que hizo el seguimiento del embarazo no detectó ninguna malformación, a pesar de las tres ecografías realizadas a la madre en una clínica privada.

El caso está siendo investigado a fondo por la Fiscalía lusa debido a la denuncia que
presentó la madre, pues el obstetra encargado de su embarazo cuenta con cuatro procesos
disciplinarios abiertos. Sin embargo, el Colegio de Médicos se negó a dar más detalles sobre el origen de dichos procesos. Los hechos han sido conocidos porque la familia los relató al periódico nacional sensacionalista Correio da Manhã, al cual aportaron toda la información necesaria para dar a conocer esta conmovedora noticia.

Los padres de Rodrigo narran los hechos

Según refirieron los padres de Rodrigo su historia a Correio da Manhã, a pesar de haberse
realizado tres ecografías con su obstetra habitual, decidieron acudir a otra clínica privada
diferente para someterse a una ecografía 5G. Allí fue donde les alertaron de que su bebé no estaba completamente sano, pues su desarrollo no marchaba del todo bien.

El informe redactado en esta nueva clínica fue entregado al obstetra que llevaba el seguimiento del embarazo, el cual lo desvalorizó de inmediato. Garantizó a los padres que todo estaba perfectamente y el bebé se encontraba sano y en perfectas condiciones.

El verdadero infortunio vino cuando nació Rodrigo el pasado 7 de octubre en el Hospital
São Bernardo, en la localidad de Setúbal al sur de Lisboa. Sus padres y todo el personal médico vieron que la realidad contada por su obstetra era otra muy distinta, pues era cierto que el bebé nació con diversas malformaciones, tal y como le habían informado en el otro centro privado.

Fue un shock enorme para los padres ver a su hijo sin nariz, sin ojos y sin una parte del cráneo, por lo que decidieron denunciar y que su caso no volviese a repetirse. No querían que ninguna familia pasase jamás por lo que estaban pasando ellos, sobre todo después de saber que el obstetra tiene otros cuatro procesos disciplinarios sin resolución a día de hoy.

Los médicos pronosticaron que Rodrigo no viviría más de unas pocas horas, ya
transcurridas, ante la impotencia de unos padres que nada pueden hacer por revertir los hechos. La noticia se ha convertido en un escándalo a nivel mundial pues, como hemos dicho anteriormente, el médico obstetra responsable estaba siendo cuestionado desde hacía tiempo y, sin embargo, todavía seguía ejerciendo.

Está considerado como un caso de negligencia porque se desestimó la valoración realizada por uno de sus compañeros de profesión, que sí detectó las anomalías en el bebé. Lo peor de estos casos es que nada se puede hacer por Rodrigo, y sus padres jamás volverán a ser los mismos después de pasar por esta angustiosa experiencia.