La erupción del volcán Nevado del Ruiz serparó a muchas familias. Sin embargo,  dos hermanas colombianas vuelven a reunirse 34 años depués de la Tragedia de Armero. El 13 de noviembre de 1985, la erupción del volcán causó un devastador desastre natural en Colombia. Conocido como la Tragedia de Armero, dos hermanas colombianas vuelven a reunirse. La tragedia causó la muerte de más de 25.000 personas, la mayoría de la población de Armero.

Miles de niños quedaron huérfanos tras el desastre. 

Familia de todo el mundo decidieron adoptar a los huérfanos de la catástrofe. Dos de esos niños eran Jenifer de la Rosa y Ángela Rendón, dos pequeñas que no solo perdieron en la erupción a sus padres, sino que también fueron separadas al ser adoptadas por familias diferentes.

Jenifer apenas tenía una semana de vida y Ángela 12 meses. Hoy, 34 años después, han vuelto a reencontrarse por primera vez en Bogotá. Lo más curioso del caso es que supieron que eran hermanas apenas unos días antes gracias a unas pruebas de ADN.

Tras un largo proceso, una familia española adoptó a Jenifer . Mientras que Ángela continuó viviendo en Colombia  en manos de una familia del país.

Fundación Armando Armero en lucha para reunir familias separadas  

Fue precisamente Jenifer la que inició los trámites en búsqueda de sus familiares. Gracias a internet, pudo contactar con Francisco González, fundador de la Fundación Armando Armero. Este organismo, sin ánimo de lucro, lleva varios años tratando de reunir a todos aquellos niños que sufrieron la pérdida de sus padres y tuvieron que ser dados en adopción en Colombia y en otros rincones del mundo.

A partir de aquí, y tras una serie de investigaciones, la Fundación pudo contactar con una mujer que buscaba a sus familiares y cuya madre tenía el mismo nombre que el de Jenifer. A primera vista, todo hacía indicar que podían ser hermanas, pero para corroborarlo se procedió a realizar una prueba de ADN.

Tras dar resultado positivo, Jenifer viajó a Colombia desde España para reunirse con su hermana y verla por primera vez 34 años después del desastre que les arrebató a sus padres y las separó.

Gran cantidad de medios la rueda de prensa que ambas hermanas ofrecieron en la capital colombiana. Jenifer y Ángela vivieron con enorme emoción el momento y narraron sus vidas a la vez que daban gracias a la Fundación Armando Armero por haber hecho todo lo posible para provocar el reencuentro.