Como consecuencia, se han estado publicando vídeos y tuiteando historias de ataques para intentar encontrar a los causantes de estas agresiones.

“Hoy estoy enojado y avergonzado de ser australiano. Hace tres días un estudiante mío chino fue cobardemente atacado por caminar por la calle hablando otro idioma”, comentó Mark Holgate, un profesor de esgrima de Australia. Y añadió: “ El cobarde que lo atacó, escupiendo basura racista y diciéndole que hablara inglés, le rompió una enorme sección del hueso de la mejilla, y va a necesitar una seria y costosa cirugía de reconstrucción facial para evitar perder el ojo.”

Este profesor creó una página GoFundMe para ayudar a su estudiante, Constantine, con las cuentas médicas. La meta se fijó en 6.000 dólares y, gracias al apoyo de más de 200 donantes, esta meta se ha superado en 2.000 dólares.

Por otra parte, la cineasta Lucy Sheen tuiteó el pasado 18 de febrero que estaba sentada en un autobús “cuando un completo desconocido me susurró al oído ‘por qué no te vas de vuelta a China y te llevas tu basura contigo’”. Además, añadió que el racismo contra los asiáticos en el Reino Unido no es nada nuevo.

Otro estudiante de Singapur fue atacado en Londres por cuatro hombres que gritaban: “No quiero tu coronavirus en mi país”. El joven de 23 años, Jonathan Mok, escribió la siguiente declaración:

“Estaba sorprendido y enojado porque me dirigió un comentario racista y tuvo la audacia de gritarme como si le hubiera hecho daño.”

Jonathan trató de enfrentarse a ellos, pero comenzaron a darle una paliza mientras gritaban: “No quiero tu coronavirus en mi país”. El joven añadió: “Los racistas encuentran constantemente excusas para exponer su odio… Y en este actual escenario del coronavirus, han encontrado otra excusa más.”

Otro chico tailandés residente en Londres desde hace 10 años, Pawat Silawattakun, manifestó que dos adolescentes lo atacaron en la calle y le rompieron la nariz. “Escuché una voz desde el lado izquierdo, y cuando miré hacia allá había alguien filmándome. No oí lo que decían, pero cuando empecé a escuchar los sonidos, comprobé que me estaban gritando ‘coronavirus’ repetidamente”.

Pawat dijo: “Antes de que tuviera la oportunidad de decir algo, otro adolescente se acercó corriendo por detrás de mí y me quitó los auriculares del cuello. Tomó los auriculares y luego me miró y comenzó a reírse”. Entonces le golpearon y rompieron su nariz.

La artista y diseñadora de arte vietnamita, An Nguyen, también sufrió comentarios racistas. Se le informó de que su asistencia en una feria de arte del Reino Unido ya no sería necesaria porque se suponía que era portadora del virus, según los medios de comunicación.

La artista hizo una captura de pantalla y la compartió en Twitter. Decía lo siguiente: “Siento mucho tener que cancelar su asistencia a la feria la semana que viene. El coronavirus está causando mucha ansiedad en todas partes, y justamente o no, los asiáticos están siendo vistos como portadores del virus.” Las disculpas vinieron después de que el tuit comenzara a hacerse viral.

Constance Yang trabaja y vive en Cleveland, y también afirma haber sufrido discriminación al intentar reservar un Airbnb para un viaje de dos días a Seattle. “Solo porque sea china, no significa que tenga un coronavirus por defecto. Sería totalmente razonable que el anfitrión me preguntara si he viajado a China en los últimos 14 días, pero no lo hizo. Tuve que hacer que mi amigo con un apellido no asiático reservara otro Airbnb en Seattle”, declaró Constance.

Otro estudiante de secundaria de Los Ángeles también fue atacado después de que unos matones le acusaran de tener el coronavirus. El chico de 16 años tuvo que ser llevado al hospital de urgencias para hacerle una revisión y descartar posibles lesiones cerebrales.