Un buque militar iraní fue hundido de forma accidental por un misil en el golfo de Omán, disparado desde otro barco de la Armada iraní durante el transcurso de unos ejercicios militares.


Hasta el momento, al menos 19 personas han aparecido muertas y otras 15 resultaron heridas tras este fatídico accidente acaecido el pasado día 10 de mayo a bordo del buque militar iraní Konarak.

Dicho buque estaba participando en unos ejercicios militares en aguas del puerto de Jask, en el golfo de Omán, junto a otros barcos, según ha confirmado el propio Ejército de Irán.

De las 15 personas heridas, 12 fueron hospitalizadas con heridas más severas, mientras que los otros 3 heridos presentaban heridas leves. En cualquier caso, todos ellos recibieron asistencia médica, según informaron las autoridades de salud locales.

“Las circunstancias del incidente están actualmente siendo objeto de exámenes técnicos”,
informaron los medios locales, pues el disparo del misil se produjo en un momento indebido.

Los medios de comunicación han reportado que el Konarak fue hundido debido a un accidente provocado por un misil antibuque disparado desde otro barco de la Armada iraní. Como consecuencia, todos los miembros de la tripulación murieron, según estas fuentes.

Al parecer, el Konarak, un barco de apoyo de clase Hendijan, estaba demasiado cerca de uno de los objetivos cuando se produjo el disparo durante los ejercicios militares. Este barco se había dedicado a poner objetivos para que otras naves dispararan, pero se quedó demasiado cerca de uno de ellos.

Según los informes sobre el accidente, el buque Jamaran estaba siendo operado por los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán cuando se disparó el misil de forma prematura antes de que Konarak tuviera tiempo de alejarse de aquel objetivo flotante, el cual había remolcado él mismo a la posición designada.