Una terraza acristalara plagada de plantas y de luz natural hacen de la Casa de Cristal un espacio sofisticado donde comer se convertirá en una experiencia de nota.


El número 1 de la calle Pedro Muguruza nos sorprende con un local inesperado. A priori un invernadero sofisticado, un jardín oculto, un lugar de reunión entre luces y flores… es La Casa de Cristal. 

Un espacio que muestra su lado más sofisticado y natural a través de sus plantas, la luz y los tejidos llenos de color que encontramos en su interior. El espacio se divide en dos partes. Un pequeño local interior integrado en el edificio donde las mesas altas son las protagonistas para un picoteo rápido o un improvisado aperitivo. El segundo espacio es la propia Casa de Cristal donde se encuentra el comedor en un entorno cautivador.

La oferta gastronómica de La Casa de Cristal presenta una cocina tradicional española con un giro hacia platos más actuales. En su despensa se encuentran buenos productos, todos de temporada y según la disponibilidad del mercado. La carta ofrece una cuidada lista de platos llenos de sabor donde el toque de actualidad lo aporta una presentación más moderna o un guiño personalizado.

Destacan las opciones para compartir como las albóndigas de rabo de toro en su salsa con dados de patata o la tempura de langostinos con salsa de Kimuchi. Principales del mar como el tartar de salmón con huevo a baja temperatura y la merluza del cantábrico como plato estrella. En las opciones aptas para carnívoros sobresalen la chuleta de vaca vieja o el cachopo asturiano con jamón ibérico y queso manchego. 

Una carta para disfrutar y saborear donde su ambiente distendido y su idílico entorno hacen de La Casa de Cristal un lugar para conocer y repetir. 

Lo bueno: Ambiente y servicio

Lo mejor: Estética y carta sorprendente.

Precio medio: 35€

Dirección: Calle Pedro Muguruza, 1 Madrid.

@Mysevendays