Comprobado: la risa disminuye el estrés, fortalece tus defensas, quema calorías y alarga la vida de las células del cerebro. Reírse no es solo un seguro de salud: es una actitud vital que todos te agradecerán. Asesora: Paz Aragón. Coach emocional Tel. 607 192 186


No son pocos los estudios científicos que demuestran que la risa produce una energía que lo cambia todo, tanto dentro como fuera de nuestro organismo. Es con certeza la manera más fácil de expresar felicidad.

El sonido de la risa es tan contagioso que al reírnos conseguimos arrancar positividad en los que nos escuchan. ¿Quién puede resistirse al sonido de la risa, y permanecer serio? Además, a través de la risa, podemos mejorar las relaciones sociales y personales. Dicen los expertos que la risa activa “las neuronas espejo”: cuando alguien nos sonríe, sentimos el deseo de devolverle la sonrisa, conectándonos a esa persona en un espacio de confianza.

Es un lenguaje universal que se acepta como un valor positivo que une y fortalece los lazos de unión con los demás. Reír hace que nos liberemos de pensamientos negativos y aporta beneficios para la salud física y emocional. Es el mejor medicamento natural que existe.

10 Beneficios

1- Fortalece los músculos.

Cada vez que nos reímos activamos 430 músculos: faciales, del pecho, del abdomen, del diafragma, de las extremidades… Los niños ríen un promedio de 100 veces al día, mientras que los adultos solo 20.

2- Refuerza el sistema inmunológico.

Reír hace que aumente la producción de inmonuglobulina A y linfocitos T, que son anticuerpos poderosos que combaten muchos tipos de virus y bacterias.

3- Alivia el dolor y la depresión.

Un segundo después de comenzar a reír, el córtex cerebral libera impulsos eléctricos negativos, lo que provoca que el cerebro active la segregación de endorfinas como la encefalina, sustancia capaz de aliviar el dolor.

4- Previene los infartos.

La fundación española del corazón (FEC) asegura que reír cada día ayuda a aumentar el HDL, conocido como colesterol bueno, a la vez que potencia la actividad de los linfocitos, que son los agentes que ayudan al sistema inmunológico ante la presencia de células tumorales. Y el masaje interno que producen los espasmos del diafragma alcanza también a los pulmones y al corazón fortaleciéndolos y regulando su actividad.

5- Rejuvenece la piel.

Cuando reímos se activan músculos en la cara que, a modo de gimnasia facial, mejoran la circulación y oxigenan las células de la dermis. Además se bombea más sangre y las toxinas son más fáciles de eliminar, favoreciendo la limpieza de la piel.

6- Mejora la salud ocular, respiratoria, digestiva, del oído…

Las lágrimas que se generan con la risa lubrican y limpian los ojos. La carcajada hace vibrar la cabeza y se despeja la nariz y el oído. Además, elimina las toxinas, porque con el movimiento el diafragma produce un masaje interno que facilita la digestión.

7- Sube tu autoestima.

La risa “es la mejor técnica preventiva del dolor mental”, asegura el psicólogo José Elías, pionero en introducir la risoterapia como técnica de ayuda psicológica.

8- Potencia la creatividad y la imaginación.

El humor está relacionado con la creatividad, y eso se conoce como la capacidad de generar humor. Existen personas con la capacidad de reírse en todo tipo de situaciones, relajando el ambiente en situaciones tensas. Es una habilidad socialmente muy valorada.

9- Mejora tus relaciones sociales.

La risa juega un papel social clave para las personas con problemas de timidez, porque nos ayuda a relajarnos y perder el miedo al relacionarnos con otras personas.

10- Produce en el cerebro los mismos efectos beneficiosos de la meditación.

Un reciente estudio realizado en la Universidad de Loma Linda en California y dirigido por Gurinder Singh ha encontrado que la risa activa las ondas cerebrales similares a las asociadas con la meditación. Así que una buena dosis de risa, genera tanto bienestar como una sesión de meditación.

risas

Y además…

Previene las contracturas musculares. Y es que al reír relajamos prácticamente toda la musculatura de nuestro cuerpo, ya que nuestros movimientos se vuelven totalmente espontáneos. Este nivel de relajación ayuda a prevenir las contracturas.

Trucos para reír más a menudo

Ríete de ti mismo y toma conciencia de tu humor.

Ser capaz de reconocer qué es lo que despierta una carcajada a cada uno en concreto. Es abrirnos a un estado de conciencia donde la risa tiene más cabida, para mejorar nuestro estado de ánimo, que habitualmente está estresado en la sociedad en que vivimos.

Piensa en situaciones cómicas que en su día hicieron reírte mucho.

Nos hacen sentir alegres y nos conectan nuestro sentido del humor.

Rodéate de personas que te transmitan felicidad…

Y te ayuden a conectar con tu sentido del humor. La risa es contagiosa y si nos rodeamos de personas felices, nos contagiaremos de ella.

Buscar momentos de juego y diversión a diario.

El juego es una actividad placentera que nos ayuda a conectar con nuestro niño interior.
Jugando nos desinhibimos y dejamos fluir nuestra imaginación y emociones. El juego es el motor del desarrollo y puede hacerse a cualquier edad.

Practica la sonrisa.

Tradicionalmente se ha creído que sonreíamos porque estábamos felices; no obstante, numerosos estudios han demostrado que esta relación funciona de manera bidireccional. Es decir, si sonreímos es mucho más fácil que acabemos sintiéndonos felices.

Usa el lenguaje de la risa.

Crea un código compartido con piropos o muecas simpáticas, emoticonos…