El dominó es uno de esos juegos de mesa perfectos tanto para adultos como para niños. Conoce un poco la historia de este juego y disfruta de él.


De raíces y origen chino, el dominó es uno de los juegos más conocidos y jugados en todo el mundo, sobre todo en España. Este juego nació hace más de 1000 años en China, y se consideraba una extensión de los dados de seis caras. Antiguamente, las fichas se fabricaban con huesos y, a cada lado, tenían un alfiler que sujetaba una lámina de ébano, que ocultaba al contrincante los puntos que se tenían.

Así fue como nació el dominó, y así se mantuvo durante cientos de años en China hasta que llegó a los países más occidentales alrededor del siglo XVIII. Primero se estableció en las cortes de Venecia y de Nápoles, aunque con un nombre distinto al que tiene actualmente. Fue en Francia donde le asignaron su nombre actual, copiándolo del que nombre de las capuchas blancas y negras que usaban los curas en invierno.

El dominó a día de hoy

Estés en el país que estés, el dominó será uno de los juegos más populares. Es un hecho: el dominó es conocido en el mundo entero, y no es para menos, puesto que contenta y maravilla a personas de todas las edades.

Además, sus reglas son muy sencillas y se pueden aprender simplemente observando un par de partidas. Pero, como todo juego de mesa, tiene su estrategia, que conseguirás con el tiempo.  Seguro que te están dando ganas de jugar, así que sigue leyendo este artículo y prueba nuestros consejos.

El dominó se juega con unas fichas rectangulares, que suelen ser blancas por delante y negras por detrás, y están divididas en dos cuadrados, en los que hay entre cero y seis puntitos. En total hay 28 piezas, y cada una representa dos valores posibles. Así, es un juego clásico, sencillo y divertido que disfrutan desde los más peques de la casa hasta los más mayores.

En España se puede llevar tan en serio el dominó que existe una Federación Española de Dominó en la que los socios pueden realizar competiciones. Si eres bueno en este juego, no dudes en enterarte cómo te puedes federar para poder dedicarte a esta gran pasión durante toda tu vida.

A veces, tanto en el juego profesional como en el no profesional, se apuesta dinero, y el ganador resulta ser quien quede con menos fichas o con ninguna.

Reglas del dominó

Antes de nada, debes asegurarte de tener las 28 piezas del dominó. De lo contrario, no podrás jugar. También tiene que haber un mínimo de 2 jugadores y un máximo de 4, y cada jugador recibe 5 fichas.

Para empezar a jugar cualquier partida, hay que colocar todas las fichas boca abajo, que sólo se vea la parte negra, y tendremos que mezclarlas y removerlas muy bien con nuestras manos para que queden bien repartidas. Cada jugador escogerá sus cinco fichas al azar en caso de que jueguen cuatro o tres personas, siendo el último en coger el que ha removido las fichas.

Si en vez de cuatro personas jugáis dos personas, cogeréis siete fichas. Las fichas sobrantes se quedarán boca abajo en la mesa, ya que las necesitaremos un poco más adelante.

Empezar a jugar al dominó

El jugador que tenga la ficha con el mayor doble es el que comienza el juego. Cuando esté la primera ficha ya sobre la mesa, tenemos que poner otra de un valor parecido. Es decir, si se ha utilizado un doble seis para abrir la partida, a alguno de sus lados debemos colocar alguna ficha en cuyo lado tenga un seis. Siempre deben coincidir y tocarse los valores numéricos.

En caso de que no tengas ninguna ficha que coincida con los números ya disponibles sobre la mesa, deberás elegir una ficha de las que hay boca abajo sobre la mesa, y continuar así hasta que te salga una que sí puedas colocar. Si has cogido todas las fichas que había disponibles y aun así no has podido colocar ninguna, perderás tu turno y continuará la partida el siguiente jugador.

Es muy importante que todas las fichas permanezcan ocultas durante todo el juego para el resto de jugadores, para que no puedan anticiparse a nuestros movimientos. Por esto se colocan de forma vertical, con la cara blanca mirando a cada jugador. De este modo, el resto de jugadores tan solo verán la parte negra de la ficha.

El juego acaba cuando alguien ha conseguido colocar todas sus fichas sobre la mesa, y será el ganador de la partida. A veces el juego se estanca: puede que todos los jugadores pasen su turno y puedan colocar ninguna ficha sobre la mesa. No suele suceder, pero algunas veces sí se da el caso. En este caso, la partida se acabará, resultando ganador el jugador que tenga la puntuación más baja sumando los puntos de las fichas que tenga.

Algunos consejos sobre dominó

Estos son algunos trucos con los que mejorarás tu estrategia en el dominó:

  • Si juegan más de dos personas, se seguirá el sentido de las agujas del reloj.
  • Intenta mantener una gran variedad de números en tus manos durante el mayor tiempo posible. Te vendrá bien para no quedarte sin fichas.
  • Si, por ejemplo, estás decidiéndote entre sacar un 5-4 o un 5-3, hazlo en función de si tienes otra ficha con un 3 o un 4.
  • Cuando coloques un doble, tienes que hacerlo de modo que quede en forma de T. Así, el juego podrá continuar desde cualquiera de los dos extremos que hay expuestos.