El hielo crea todo tipo de formas raras y curiosas en la zona de los Grandes Lagos (Estados
Unidos). Sin embargo, lo más sorprendente son los volcanes de hielo.


Estos no son volcanes reales que arrojan magma desde las entrañas de la Tierra, sno que están formados por agua en estado de congelación.

Los volcanes de hielo se forman cuando el frío del exterior es de 0 grados centígrados o
incluso menos. Ha de existir un ambiente lo suficientemente gélido como para formar una
capa de hielo a lo largo del borde del agua.

La formación de los volcanes de hielo
Los fuertes vientos crean olas en el agua que rompen el fondo del hielo que abraza la costa, haciendo que el agua y el aguanieve se viertan sobre la superficie. A partir de aquí, se forma una costra de hielo alrededor de este agujero, que crece cada vez que brota de él
más agua. De esta manera, el hielo crea un cono alrededor del agujero similar al de un
volcán.

Las condiciones tienen que ser perfectas para que se formen estos volcanes de hielo. Para
empezar, el ambiente debe ser muy frío como para que se forme hielo a lo largo de la
orilla, algo que no siempre sucede. Pero, a su vez, el ambiente gélido debe permanecer
durante todo el día para que el cono de hielo no se derrita.

Por último, los fuertes vientos que son habituales en la zona de los Grandes Lagos han de
levantar las olas con tal fuerza como para dirigir el agua a través del agujero en la
plataforma de hielo.

El peligro de los volcanes de hielo
Estas mismas condiciones también pueden darse en otros lugares, como por ejemplo a lo
largo de la costa norte de los lagos Superior y Erie. Un claro síntoma de que los volcanes de hielo se pueden formar en cualquier cuerpo de agua en el que concurran todas las
condiciones naturales anteriores.

Los volcanes de hielo son todo un espectáculo para la vista. No obstante, se recomienda no
subirse a ellos, ya que son huecos. Esto quiere decir que este tipo de volcanes no son tan resistentes como el hielo circundante y caemos en el riesgo de caer en el interior. Y, en caso de que esto suceda, resulta muy difícil poder salir del volcán.