Todos los médicos estéticos coinciden: el bótox suaviza arrugas y, como consecuencia, te quita años de encima. La Dra. Mira, de M+C, nos desmonta algunos falsos mitos:

El bótox no rellena.

Nunca se infiltra para dar volumen a los labios ni a ninguna otra zona. Tampoco sirve para rellenar surcos o arrugas profundas. El bótox es un principio activo que está indicado para el tratamiento de las arrugas dinámicas, las que se producen por la acción muscular o gestualidad facial.

La toxina botulínica en ningún caso puede dar lugar a una parálisis. Si se ‘tocase’ por error algún nervio grueso durante la infiltración (algo difícil), no pasaría nada: sólo se sentiría algo de dolor, que se calmaría con analgésicos.

Ácido Hialurónico

En los labios, ojeras, surco nasogeniano… El ácido hialurónico es uno de los activos antiaging preferidos por los doctores gracias a sus resultados eficaces y naturales. Y no es casualidad, ya que se ha ganado con creces ser un ingrediente casi de culto entre las cremas.

¿Qué es?

El ácido hialurónico es un componente presente de forma natural en nuestra propia piel, cartílagos y articulaciones. La principal característica de esta molécula es la capacidad que tiene de atraer y captar agua actuando como una esponja. El problema es que, al igual que ocurre con el colágeno, el ácido hialurónico también va disminuyendo a medida que cumplimos años, siendo en gran parte responsable del proceso de envejecimiento.

¿Cómo actúa en la piel?

Este ácido estimula nuestro propio ácido hialurónico y la síntesis de colágeno. Al actuar como agente hidratante y de soporte en la piel, ayuda a que esta se mantenga joven, la rellena y le da volumen, lo que ayuda a reducir las arrugas y líneas de expresión. Es un ingrediente antiedad fundamental y, aunque es más efectivo cuando se inyecta (infiltraciones en tratamientos médico estéticos), también se puede apreciar su efecto cuando se aplica a través de sérums y cremas.

Polifenoles

A piel está sometida a agresiones diarias: la contaminación, el estrés, el tabaco, una alimentación desequilibrada… Todo esto genera la formación de radicales libres, responsables del 80% de los signos de envejecimiento cutáneo. Tranquila, tienes a tu alcance un escudo mágico para combatirlo: los polifenoles.

¿Qué son?

Son una familia de moléculas antioxidantes que luchan contra los efectos dañinos de los radicales libres, unas moléculas tóxicas que dañan el ADN celular, destruyendo las células.

¿Cómo actúan en la piel?

Los polifenoles fortalecen la estructura celular y la hacen más fuerte para que pueda enfrentarse con más y mejores armas a los daños que causan los radicales libres.
Su poder cosmético se traduce en una piel más tersa y suave, y con menos arrugas y manchas.

¿Dónde se encuentran?

Además de en multitud de cosméticos, también puedes encontrar polifenoles en las verduras crudas, frutas y hierbas o especias. Como regla general, las comidas muy coloridas como los arándanos, la granada, las frambuesas o las uvas rojas contienen altos niveles de polifenoles gracias a la presencia de un pigmento llamado antocianina. También son buenas fuentes el comino y la cúrcuma. ¡Inclúyelos en tu dieta desde ya!