Si crees que tu vida íntima ha entrado ya en una dinámica de apatía y aburrimiento y quieres experimentar novedades pero no sabes cómo hacerlo, aquí encontrarás la respuesta. Nuestra experta resuelve todas las dudas y consultas que nos habéis mandado. Manda tus consultas a redaccionvivalavida@vivalavida.es


Incluir a una tercera persona en tu relaciónincluir a una tercera persona en tu relación

PREGUNTA
¿Cómo puede reaccionar mi pareja si le digo que quiero un trío y tener sexo con otra persona? ¿Cómo explicarle a mi pareja que me gustaría incluir a alguien más en nuestras relaciones sexuales?

RESPUESTA
La primera respuesta que debes darte a ti mismo es por qué necesitas a otra persona. ¿Es curiosidad? ¿Es por experimentar? ¿O es solo una fantasía? Ya hemos tratado el tema de los tríos y sabéis que mi consejo es que debes confiar en tu pareja. Si os queréis, si hay una buena relación, si el sexo es bueno… hablar sobre experimentar con otras personas no tiene por qué ser un problema.

Se trata de entender a tu pareja e Involucrarla en esa curiosidad. Pero si la inquietud es solo tuya, si lo que pasa en realidad es que te falta algo en tu relación (sea a nivel de pareja, emocional, sexual…), entonces quizás sí que te vas a encontrar con un problema.

Porque tienes que pensar que el juego de 2 + 1 es complicado en cuanto a lograr mantener el equilibrio. Sobre todo porque el sexo en una pareja es más que sexo; son además sentimientos, emociones… Y cuando añades un elemento externo, la ecuación puede traer complicaciones si la fórmula no estaba clara y sólida.

Por eso, vuelvo a mi pregunta inicial: ¿estás seguro de por qué necesitas una persona exterior en tu relación? Solo conociendo tu respuesta, podrás plantearle a tu pareja esta idea con claridad y transmitirle tranquilidad.

Molestias en el sexo

PREGUNTA
Tengo 52 años, nuevo novio, he entrado en la menopausia y empiezo con la sequedad vaginal. Mi hermana mayor lo pasó mal por la misma razón y me gustaría remediarlo, ¿qué hago?

RESPUESTA
La menopausia puede provocar ese efecto, pero también es verdad que, en general, incluso antes de esta etapa, más de la mitad de las mujeres sufren ese trastorno. Por suerte, es un problema con solución, pero que hay que tratar. Así evitaremos complicaciones (como infecciones más difíciles de tratar) y el dolor durante las relaciones sexuales por la poca lubricación.

Hay tratamientos como las cremas hidratantes, que no tienen contraindicaciones. Debes seguir las instrucciones de cada prospecto y la mayoría de las veces eso soluciona el problema, pero si no es así podemos recurrir a la terapia hormonal, que es la aplicación de estrógenos en dosis bajas de forma local. Siempre bajo supervisión médica. Para muchas mujeres ya sea con o sin menopausia, los especialistas recomiendan el uso de lubricantes, pero mejor evitar los que tienen perfumes o las vaselinas. Los primeros pueden irritar y los segundos causar hongos.

Lo mejor es consultar siempre el tema con tu ginecólogo. Él te indicará lo más adecuado y hará un seguimiento si los síntomas continúan.

También hay algunos gestos que pueden ayudarnos a prevenir la sequedad vaginal. Por ejemplo, beber agua, que te ayuda a estar hidratada, tener una vida sexual activa y dedicar tiempo a los preliminares. Y aunque es raro, ciertos productos de higiene íntima y algunos medicamentos pueden provocar sequedad.

Hablar de sexo es importante, pero puede ser también incómodo

PREGUNTA
Tengo muchas dudas sobre como funciona realmente mi vida sexual, si lo que me pasa es “normal” o no, pero siento que a la gente le es difícil hablar sobre este tipo de temas. ¿Me pasa solo a mi?

RESPUESTA
De hecho, a muchas personas les resulta extremadamente difícil hablar sobre sexo; puede ser un tema delicado e incómodo que causa vergüenza e inseguridad.

No eres el/la únic@ que cree que la mayoría de sus amigos están teniendo una excelente vida sexual, o al menos muchísimo mejor que la tuya. Nos llevan a creer que el sexo es algo que viene naturalmente y que deberíamos ser instintivamente buenos en eso, lo cual no es cierto. En realidad, la clave para convertirse en un buen amante es tener una buena comunicación con su pareja.

Por lo tanto, hablar sobre sexo y estar bien informado es fundamental. Edúcate más; los libros, las revistas y los videos pueden ayudarnos también a conocer nuestro cuerpo. La pornografía, sin embargo, no suele ser la mejor solución ya que nos da una visión poco realista del sexo. Y recuerda: a mayor intimidad, una relación se convierte en más apasionada y conectada.