Una mañana de relax entre aguas y tratamientos, descansar en una habitación de lujo, disfrutar de un atardecer entre los tejados de Madrid y saborear un bocata de calamares bajo la atenta mirada de Felipe III…todo es posible en Pestana Plaza Mayor.

 


Con la llegada de septiembre llegan los últimos planes antes de comenzar con nuestra rutina, con nuestro día a día. La frase que ahora está de moda “Desconectar para volver a conectar” viene como anillo a dedo para esta apetecible propuesta. Y es que nada mejor que una escapada en la propia capital para resetear energías y comenzar con buen pie esta nueva temporada. ¿Me acompañas?


Un planazo de lujo en la bulliciosa y (des)conocida Plaza Mayor. Y es que a pesar de ser uno de los puntos más representativos de la ciudad, hemos dejado de lado esta joya tan madrileña que tiene mucho que ofrecer. 

Mi recomendación es redescubrir este entorno tan idílico a través de la experiencia Pestana Plaza Mayor.  El reconocido grupo hotelero Pestana rehabilita y unifica dos edificios emblemáticos de la histórica plaza madrileña en un hotel único plagado de historia para su exclusiva selección deluxe Pestana Collection Hotels. 

Un nuevo alojamiento de lujo que tiene mucho que ofrecer. Poder pasar la mañana en su cuidado Spa, con tratamientos personalizados y zona de aguas bajo bóvedas de arquerías y ladrillo visto. Un remanso de paz para cuidar cuerpo y alma. 

Disfrutar de sus habitaciones donde el confort se eleva a la máxima expresión. Su decoración combina sus inmejorables vistas con elementos clásicos de diseño imperial y muebles modernos que conjugan a la perfección. 

Brindar al atardecer en su coqueto rooftop donde los únicos protagonistas serán los antiguos tejados del centro de la ciudad y tú.

Entre los secretos a descubrir en Pestaña Plaza Mayor encontramos su precioso patio interior acristalado. Antiguamente el patio de la estación de bomberos lo que otorga al espacio de un encanto e historia singular. Será aquí mismo donde se ubica uno de sus dos espacios gastronómicos. Abierto a huéspedes y visitantes, el restaurante ofrece la propuesta desenfadada a la par que estudiada del chef Borja Veguillas.  En la carta se encuentran tapas, platos para compartir y propuestas para disfrutar con amigos. Sobresalen sus arroces y fideuás elaborados para pedir de forma individual, las propuestas en pan brioche como el Guiso de rabo de vacuno con mahonesa de chipotle o sus exquisitas croquetas de boletus, chorizo, jamón o gambas. 

Aunque si prefieres disfrutar al 100% de la Plaza Mayor, su terraza en la propia plaza ofrece un entorno ideal para que tu almuerzo o cena sean de lo más castizo. Y es que  la propuesta culinaria mantiene la esencia madrileña que a voces pide su ubicación pero también una filosofía renovada, cuidada y muy sabrosa que despunta en la oferta de este entorno tan turístico.

No todo el mundo puede presumir de disfrutar de un renovado y exquisito bocata de calamares bajo la atenta mirada de Felipe III….¿no crees?

La decoración serena y elegante, sus increíbles vistas a la Plaza Mayor y una oferta gastronómica muy llamativa harán de tu escapada una experiencia inolvidable. 

Lo bueno: Opción de disfrutar de servicios exclusivos como Spa, tratamientos personalizados, piscina en azotea o restauración diferenciada y tradicional.

Lo mejor: Instalaciones de lujo en un entorno único. Merece la pena una escapada aunque sea en tu propia ciudad.

Dirección: Plaza Mayor. Entrada Calle Imperial, 8, 28012 Madrid. Tel: 910 052822

@Mysevendays