Te mostramos algunos sencillos ejercicios y prácticos consejos para que tú y tu familia mantengáis el cerebro activo y saludable a la vez que os entretenéis y divertís. ¡Abran juego!.


Crea tus propios juegos: da rienda suelta a tu mente

Hay muchas horas al día y no tienes que limitarte a los pasatiempos establecidos. Crea tus propios juegos. Estas son algunas ideas:

1- Memoriza tus tareas en lugar de anotarlas en un papel
Piensa qué tareas tienes que realizar a lo largo del día, memorízalas en una lista mental y, según las realices, táchalas de tu cabeza.

2- Realiza series numéricas
Ponte a prueba y realiza series de números sumando, restando, multiplicando o dividiendo. Puedes adaptar el ejercicio a la edad.

3- No sigas las recetas de cocina: lee y memoriza
Aprovecha estos días para cocinar platos diferentes. Un consejo para hacerlo y trabajar a la vez el cerebro es que leas las recetas, las memorices y las pongas en práctica.

4- Juega al abecedario
Empezando por la A, escribe las palabras que comiencen por esa letra. Sigue con el resto del alfabeto. Según Pedro López, director de Liceum, gimnasios para la mente: “Una persona sana suele escribir una media de 200 por letra”.

5- Crea tu propia banda sonora
Prepara una amplia lista de canciones que quieras escuchar, organízalas por orden alfabético y búscalas.

6- Completa refranes o dichos populares
“Quien a buen árbol se arrima…” y los demás responden: “…buena sombra le cobija”. Los más mayores os sacarán ventaja.

7- Palabras encadenadas: en cualquier momento y lugar
“Tomate-tesoro-roca-casa…” Prueba a jugar a ello mientras estás realizando tareas domésticas.

8- Adivinar películas o personajes con mímica
Es todo un clásico, muy entretenido, que te hace echar mano de la memoria para recordar los títulos.

9- Descubre la canción oculta tras el tarareo
Tu habilidad a la hora de entonar será básica para tus compañeros.

10- Recuerda la edad y el cumpleaños
Hacer una lista de vuestros familiares y poner al lado su edad y fecha de cumpleaños. El que tenga más aciertos ganará.

Pasatiempos, entretenimientos y juegos

Hay muchos pasatiempos y juegos clásicos, disponibles en revistas, periódicos y Apps, que además de entretenernos, activan diversas capacidades cognitivas y nos producen bienestar al liberar endorfinas. Te mostramos algunos para practicar solo o en familia, con especial recomendación a los más mayores, ya que les ayudará a prevenir el deterioro cognitivo.

Sudokus

Resolver sudokus ejercita la lógica, la deducción, la memoria y aumenta la capacidad de concentración y la paciencia.

El parchís y la oca

Los modernos videojuegos han provocado que, en muchas ocasiones, los juegos tradicionales, aquellos que han ocupado tantas y tantas tardes en familia, hayan quedado arrinconados. Pues bien, es hora de desempolvar los tableros y jugar al parchís y la oca.

Sopas de letras

Encontrar palabras en un mar de letras es un excelente ejercicio que estimula la atención, la percepción visual y la memoria.

Crucigramas y autodefinidos

Son pasatiempos entretenidos que favorecen capacidades lingüísticas como la memoria semántica y el léxico. Al tener que buscar palabras que se asocien a una definición y se ajusten a un espacio concreto, fomentamos la flexibilidad mental y trabajamos nuestro vocabulario.

Dominó

Este juego, que tanto se practicaba antes en los bares de nuestro país, es un magnífico ejercicio mental. En cada partida, estimulamos la atención, el cálculo, la memoria de trabajo, la memoria a corto plazo, la percepción visual y la flexibilidad mental, ya que debemos ir modificando nuestra estrategia según se va desarrollando el juego.

Laberintos

Es otro juego que habitualmente gusta mucho a los más peques. Trabaja funciones ejecutivas, como la capacidad de planificación, la habilidad para resolver problemas y la flexibilidad cognitiva ejercitando la atención, la concentración y la coordinación motora.

Ajedrez: el tablero mágico

Se trata de una actividad fantástica para lograr una mayor concentración, agilidad mental y potenciar el razonamiento. Realizar mentalmente los movimientos y planificar las jugadas nos ayuda a fomentar las habilidades visoespaciales.

Encuentra las diferencias

Hay que observar, mirar y remirar, trabajando mucho la atención y la capacidad de análisis. También entra en juego la paciencia, ya que, a veces, las diferencias son sutiles.

En busca del tesoro

Se trata de un juego muy divertido en el que toda la familia pondrá la memoria y las funciones ejecutivas a trabajar. Los adultos tendrán que preparar pistas y pruebas para que los niños encuentren un tesoro previamente escondido.

Juegos de cartas

Existe una enorme variedad de juegos de cartas de diversos niveles de dificultad, pero todos contribuyen a la agilidad mental. En general, fomentan la capacidad de atención, concentración, estrategia y pensamiento crítico. Elige los que mejor se adapten a ti y a los tuyos.