Florette visibiliza el esfuerzo y la constancia de todas sus empleadas, sin las cuales, asegura, ‘no habrían alcanzado el liderazgo dentro del sector’ y que hoy representan casi la mitad de la plantilla.


De los más de 1800 colaboradores y colaboradoras que trabajan con Florette en todo el territorio nacional, el 48% son mujeres. Concretamente, la empresa navarra cuenta con casi 900 empleadas en centros de producción, oficinas o campos de cultivo.

Una de ellas es Maite Flamarique, Manager de Salud Laboral Agrícola, que trabaja cada día con el objetivo implementar las medidas necesarias para reducir y evitar los posibles riesgos derivados del trabajo en los campos de cultivo.

“Vengo de una familia de agricultores y, desde pequeña, tuve claro que quería dirigir mi orientación laboral hacia esta rama. En 2015, entré a formar parte del equipo de Florette y todavía me sigue fascinando el compañerismo que existe en el campo.

Da igual el género, la edad, la experiencia… Siempre he considerado que somos una pequeña familia, estamos todos muy unidos”, asegura Flamarique.

Florette promueve la igualdad de trato y oportunidades para sus colaboradores, independientemente de su raza, religión, género, orientación política o sexual, estado civil, edad, discapacidad o responsabilidades familiares.

En concreto, la empresa cuenta con un Plan de Igualdad promotor de la equidad de género cuyo objetivo es fomentar la concienciación en esta materia, garantizar las mismas oportunidades independientemente del género y, en definitiva, integrar el principio de igualdad efectiva de empleadas y empleados.

Dicho plan se aplica a todas las personas que forman parte del equipo de Florette, desde colaboradoras y colaboradores de los campos de cultivo y centros de producción hasta en oficinas o encargados de la distribución.

Entre otras medidas, en este plan se incluyen algunas referentes a la conciliación familiar. Florette tiene en marcha diversas políticas para garantizar el disfrute de la maternidad y la paternidad, así como horarios flexibles que promuevan la equidad en el reparto de tareas y responsabilidades dentro de los núcleos familiares.

“Recientemente he sido madre y, al igual que el resto de mis compañeros y compañeras, la empresa me ha brindado todo lo necesario para poder compaginar mi trabajo con el cuidado de mi hijo sin que ello suponga un inconveniente para continuar creciendo dentro de Florette”, explica Maite Flamarique.

Por su parte, el Director de Organización y Personas de Florette, Daniel Ramos, subraya que “el trabajo de las mujeres siempre ha sido fundamental para la empresa”.

Según cuenta, cuando Florette nació, hace más de 30 años, esto ya era así. Posteriormente, se han ido implementando nuevas medidas, políticas y planes con los que se ha reforzado aún más la igualdad de oportunidades y los derechos de las mujeres que forman parte del equipo.

“Desde agricultoras hasta empleadas de centros de producción, ingenieras, especialistas en marketing o investigadoras, queremos poner en valor el esfuerzo de todas y cada una de ellas por su constancia y trabajo diarios, sin los cuales no habríamos alcanzado el liderazgo dentro del sector”, concluye Daniel Ramos.