Con la llegada de la primavera toca guardar la ropa de invierno, pero antes hay que deshacerse de lo que no usamos y organizar el armario con cabeza. ¡No te agobies! Un aviso: ya no vas a tener que guardar tantas cosas como antes.


Es uno de los momentos más temidos del año. El cambio de armario siempre es una tarea pesada, pero si sabes organizarte bien no tardarás más de unas horas y, cuando hayas terminado, lo agradecerás. ¡Toma nota y ponte manos a la obra!

Empieza de cero

√ Vacía tu armario por completo: Empieza sacando toda tu ropa de invierno y ponla encima de la cama.

√ No almacenes prendas que no vayas a usar: Seguramente al ver de golpe todas tus prendas te des cuenta de que hay algunas que no has usado nunca (ni lo vas a hacer). hazte una pregunta: ¿Te lo has puesto en los dos últimos años? ¿No? Pues bien, a no ser que sea una prenda especial o de una gran marca, dónala o véndela. No las guardes ocupando espacio absurdo.

√ Guarda toda la ropa limpia: Para evitar que se humedezca, amarillee o estropee, almacena tu ropa en perfectas condiciones. Si tienes espacio, puedes poner los jerseys en cajas y con antipolilla. Si tienes poco espacio, sin caja te ocupará mucho menos. las medias y calcetines gordos, mételos en bolsas de tela, que son más flexibles.

Truco: Las camisas y camisetas que veas descoloridas o amarillentas, tíralas. Son prendas básicas baratas que no vale la pena guardar en mal estado.

Consejos que te ayudarán

√ ¿Doblado o colgado?: Lo más recomendable es que las camisas o tops, chaquetas, vestidos, faldas y pantalones vayan colgados. Las camisetas, sudaderas o jerseys pueden ir doblados.

√ Prendas delicadas: Las prendas con lentejuelas, abalorios o plumas son muy delicadas, lo mejor es que las guardes individualmente, del revés o en fundas de tela.

Truco: Usa perchas de madera que vayan en la misma dirección. Ocuparán menos y lograrás mantener las prendas en mejor estado.

¿Qué hago con tanto zapato?

√ Cada tipo de calzado debe ir junto: Deportivas, manoletinas, tacones, sandalias… Agrupa cada tipo junto y almacénalos por colores. Los tacones, por ejemplo, pueden ordenarse según su altura.

Truco: Las cajas transparentes son perfectas para ver cada par de forma rápida. Si no, bastará que pongas en cada caja qué modelo guardas en el interior.

armario

Complementos siempre a la vista:

Es imprescindible que estén visibles, si no seguramente no te acordarás de que los tienes.

Truco: Lo que debes guardar obligatoriamente son bufandas, gorros y bolsos de invierno.

5 cosas que tienes que tener a mano en invierno y verano

Cambiar el armario ya no es lo que era. Las tendencias en moda han logrado que ya casi no exista un marcado límite entre las prendas de invierno y verano. Te contamos qué cosas debes tener todo el año a mano, porque te las podrás poner en muchas ocasiones, al margen de las estaciones.

√ Salones y sandalias: La guerra al calcetín es ya un hecho. Por ejemplo, ponte unas sandalias con un traje de pantalón para una salida nocturna en la que sepas que no vas a pasar mucho rato en la calle, o unos salones de tacón con unos vaqueros para ir a trabajar.

√ Unas botas camperas: No para un día de calor extremo, pero un vestidos de inspiración hippie de verano con unas botas camperas, es perfecto para todo el año.

√ Abrigos y jerseys finos: Una noche fresca de pleno verano podrás usarlos. Y también todos los días de invierno en España si el frío no es exagerado.

√ Bañador, toalla y chanclas: ¿Quién te ha dicho que no vayas a hacer una escapada a un spa o un salto a Canarias? Tenlos siempre a mano.

√ Fulares de pashmina y otras lanas finas, pero que den calor: En cualquier época del año podrás usarlos como complemento. Incluso en la oficina, con los cambios de temperatura de calefacciones y aires acondicionados.

Cómo guardar los zapatos

Cuando guardamos los zapatos es porque tenemos intención de volver a usarlos la próxima temporada, por ello es importante que lo hagamos bien para conservarlos en buen estado.

√ Límpialos: No debemos nunca guardar los zapatos sucios. Límpialos antes de guardarlos: elimina manchas y el polvo así como los restos de suciedad de suelas y tacones. Si los zapatos son de piel, pasa un trapo húmedo y aplica después una capa de crema incolora. Si son de ante, cepíllalos.

√ Ponles papel: Es la mejor manera de evitar que se deformen. Si ya no tienes los papeles originales, puedes usar papel de seda o de periódico para rellenarlos.

√ En caja: La mejor manera de guardarlos es en su caja de cartón. En caso de que por falta de espacio no puedas, usa bolsas de tela. No los guardes en bolsas de plástico ya que no transpiran.

√ En seco: Es importante que intentes proteger el calzado de la humedad guardándolos en un lugar limpio y seco. Y anota en cada caja el modelo que guardas, para que los localices enseguida en caso de volver a usarlos.

Cómo guardar prendas de abrigo

Cuero, abrigos de paño, de punto, de lanas, acrílicos, de pieles o sintéticos. ¿Los guardas correctamente?

√ En perchas: Lo ideal, al margen de su material, y siempre que tengas espacio, es colgarlos limpios y bien cepillados en un armario. Protégelos con bolsas de plástico y añade productos antipolilla. Si no tienes espacio para mantenerlos colgados, colócalos en un baúl o en el arcón bajo la cama, bien estirados y sin dobleces.

√ Si son de cuero: El cuero es un material natural y necesita respirar. Lo más adecuado es cubrir las prendas con una funda de algodón. Además, hay que evitar la humedad. Cuélgalo de una percha del tamaño adecuado para que mantenga su forma original, pues de lo contrario se cuartearía con el tiempo.

Cómo guardar el resto de la ropa

√ Camisas: Las camisas de invierno deben guardarse siempre preferiblemente abotonadas para evitar que pierdan su forma.

√ Camisetas: Cuárdalas siempre bien limpias y sin planchar, mejor del revés. Es preferible plancharlas cuando las recuperes.

√ Prendas de lana: Los suéteres de lana y de materiales como el cachemir no deben doblarse demasiado, pues pueden deformarse. Además conviene no guardarlos muy apretados para que la fibra no se dañe.

√ Accesorios: Dedica un cajón a accesorios pequeños como fulares, bufandas, guantes y gorros, y guárdalos siempre con un ambientador natural para que no cojan olor.