Itziar Castro: La actriz, que convive con el sobrepeso en un mundo donde prima la imagen, ha atravesado etapas oscuras, pero hoy es una mujer feliz y agradecida: “Ser diferente me ha ayudado a cumplir mis sueños”.


Son las cinco y diez de la tarde de una calurosa tarde de julio e Itziar Castro aún no ha comido. Se ha citado con esta revista para conceder una entrevista, pero, tras una mañana agitada y llena de compromisos, no ha tenido tiempo de parar a picar algo.

“¿Te importa si mientras charlamos pido algo de comer?”, pregunta educada. Por supuesto, no nos negamos y contemplamos cómo elige salmorejo y un poco de ensaladilla rusa como almuerzo. Es su primera comida desde la cena del día anterior, nos confirma.

Itziar, ¿siempre es así? ¿Es habitual que pases tanto tiempo sin comer?

Bueno, es que depende del día. Para mí cada día es diferente. Un día tengo entrevistas, otro día rodaje, otro ensayos… Mira el otro día, sin ir más lejos, comencé la jornada a las nueve de la mañana y después de ir de un sitio a otro, conceder entrevistas, dar un pregón, entregar un premio…. Al final llegué a casa a las diez de la noche. Mi día a día es así. Eso que llaman el día de la marmota a mí, desde luego, no me pasa. Así que pico algo de comer cuando puedo.

¿Crees que ese desorden te hace engordar? ¿Has hecho muchas dietas?

Las hice cuando era niña porque cuando tenía 10 años me salió que tenía el colesterol alto. Luego, de mayor, como como de todo y es variado, no tengo nada. Me hice unos análisis hace un mes y no tengo ni colesterol ni azúcar ni tiroides… Entonces las dietas para mi consisten en comer 5 veces al día no como yo que como solo una vez o como mucho dos.

Parece sencillo el secreto…

Sí, porque además yo adelgazo muy rápido. La última vez que me puse a comer cinco veces al día perdí 15 kg. Claro, como tengo mucho que perder, lo pierdo rápido. Lo mío no es una cuestión de dieta sino de tener una organización y cambiar de hábitos. Además, yo que he tenido parejas que han sido nutricionistas y endocrinos, siempre me han dicho que el día que yo cambie de hábitos bajaré de peso, pero el caso es que no lo hago.

En el caso de Itziar, su decisión de perder peso siempre ha partido de un problema de salud previo. Nunca por una cuestión de autoestima o por no sentirse bien con ella misma.

El discurso de la actriz, que aunque no quiere ser ejemplo de nada es consciente de que ha logrado dar visibilidad a un sector de la población con sobrepeso, pasa por aceptarse como uno es, por aprender a disfrutar siendo diferente y valorar los regalos que te da la vida. No quiere mentir y decir que su vida ha sido fácil, pero su optimismo le obliga a quedarse con lo bueno.

itziar castro

¿Has hecho muchas dietas?

Las hice cuando era niña porque cuando tenía 10 años me salió que tenía el colesterol alto. Luego, de mayor, como como de todo y es variado, no tengo nada. Me hice unos análisis hace un mes y no tengo ni colesterol ni azúcar ni tiroides… Entonces las dietas para mi consisten en comer 5 veces al día no como yo que como solo una vez o como mucho dos.

Tus palabras son las de una mujer fuerte, segura de sí misma, pero imagino que no siempre habrá sido así. Habrás tenido momentos duros.

Evidentemente. A mí me han hecho bullying, me han pegado, me han insultado… y bueno solo tienes que leer mi Twitter par ver que lo siguen haciendo y que cada vez que cuelgo algo me dicen: ‘deja de comer, gorda’, pero lo cierto es que un día decidí quedarme solo con las cosas positivas y es lo que hago.

Me he dado cuenta que yo siendo diferente he conseguido mis sueños y además tengo la suerte de ligar mucho y sentirme bien. Cuando encuentras qué es lo que te motiva en la vida, todo lo demás pierde valor. En el momento en el que yo empecé a cumplir mi sueño, ya se acabaron todas las tonterías.

¿Actualmente tienes algunas limitaciones por tu peso?

Sí, claro que las hay. Yo tengo problemas al montar en avión porque tengo que pedir una extensión del cinturón de seguridad, también tengo problemas en las butacas de cine y hasta en los bares, que me tengo que sentar en las cajas de la bebida…

¿Y alguna vez has perdido un papel por tu peso?

No, al contrario. En mi caso me dan papeles porque los sostengo evidentemente, pero también porque una de las cosas que me definen es que tengo un peso diferente y soy de por sí diferente. Entonces hay personajes que son gordos así que ahí salgo ganando.

Sin ir más lejos ahora soy imagen de un modelo de motos de Peugeot y creo que me han llamado porque es una manera de dar visibilidad a otro tipo de conductores de moto, personas de tamaño XXL que, aunque no lo parezca, también pueden llevar moto. Yo de hecho, toda la vida he sido motera.

Y, por último, ¿adelgazarías por exigencias del guion?

No, nunca. Y tampoco engordaría, que conste. Soy como soy y me quiero así. Por cierto, no retoquéis las fotos.