Llega Bareto al epicentro de la capital. Un nuevo local con una idea de siempre donde el bar de toda la vida toma el protagonismo absoluto para hacer las delicias de aquellos a quienes les encante la barra, las tapas y las cañas bien tiradas y bien fresquitas.  


Nuevo espacio gastronómico en el corazón de Alcalá. Y nuevo porque lleva apenas abierto unos meses ya que la idea no es precisamente novedosa sino todo lo contrario. Se trata de mantener una filosofía muy nuestra: la vida de los bares de siempre. Así es Bareto, un local con una idea de siempre donde el bar de toda la vida toma el protagonismo absoluto para hacer las delicias de aquellos a quienes les encante la barra, las tapas y las cañas bien fresquitas.

Y es que el espacio que ocupa hoy en día Bareto ya fue en sus días la antigua cervecería de Correos, uno de los clásicos de la capital que desde mediados de 1920 y durante casi 60 años congregó a políticos, escritores y artistas. Y por qué no recuperar esa esencia de cervecería clásica, de tasca y en definitiva de bar de siempre donde todos queremos volver.

Bareto se ubica en Alcalá 55 y abre sus puertas como punto de encuentro para quienes disfruten de los bares con un guiño renovado y adaptado a sus tiempos. Sin enfocarse al cliente turista no debemos olvidar que su prestigiosa ubicación atrae a todos aquellos que visiten la ciudad y quieran como recuerdo una foto en Cibeles y otra en la Puerta de Alcalá. Y es que Bareto está ahí, en el meollo de la capital. Por esta razón se convierte en un bar cosmopolita donde los de aquí y allí se unen creando un ambiente único y diferenciado.

El local da la bienvenida con una enorme barra que ocupa casi todo el espacio. Alrededor de la misma y sobre mármol blanco irán cayendo las primeras cañas acompañadas por torreznos, patatas bravas o el popular bocadillo de calamares.

Para completar la experiencia su carta ofrece tapas ricas y típicas como montado de ternera asada, flamenquines, el mítico pincho de tortilla o el matrimonio de anchoa y boquerón. Sabores castizos y de bocado que a todos nos encantan.

Todo en un ambiente muy informal donde las servilletas en el suelo, los espejos coloreados con los platos del día o el ruido de las conversaciones como banda sonora no extrañan a nadie sino suman a la experiencia.

Lo bueno: Ubicación inmejorable, carta informal y muy apetecible.

Lo mejor: Horario ininterrumpido con opciones para desayunar rico, disfrutar del pincho de media mañana o relajarse con unas cañas después de la oficina es posible en Bareto.

Precio medio: 15-25€

Dirección: calle Alcalá, 55, Madrid. Tel: 91 297 71 41

@Mysevendays