La filosofía de Zaga es clara y sencilla: comer bien, a un precio razonable y dando capital importancia al producto.


Hoy en día desarrollar un nuevo proyecto gastronómico implica un esfuerzo titánico y por ende una mención especial. Es el caso de Zaga, la nueva propuesta culinaria de Chamberí. Ubicado en la calle Bretón de los Herreros, este nuevo restaurante comienza su andadura con fuerza y ganas para sorprender a todos los públicos.

Su filosofía es clara y sencilla: comer bien, a un precio razonable y dando capital importancia al producto. Y así es. 

La cocina de Zaga tiene como eje fundamental el producto de primera calidad y la exquisita selección del mismo para llevar sus recetas a la máxima calidad. 

Su oferta se divide en dos espacios bien diferenciados. La barra y el mantel. En la planta principal se descubren mesas altas y una barra donde disfrutar de esa oferta canalla que a todos nos encanta. Pincho de tortilla de patata, rejos de calamar, croquetas caseras y empanadillas de la abuela. Una propuesta dinámica y sabrosa apta para todos los públicos.

En su primera planta se encuentra el comedor. Un espacio íntimo y cuidado. Luces tenues, plantas exuberantes y mesas de mármol decoran esta zona donde destaca su bodega vista que hace de protagonista indiscutible.

La carta de Zaga ofrece una cocina tradicional, sabrosa y a la vez adaptada a las nuevas tendencias. Recetas de toda la vida renovadas para imprimir una personalidad única en cada uno de sus platos. 

En sus entrantes encontramos platos como el pisto con patatas y huevo “a caballo”, las exquisitas berenjenas chinas con romescu o las anchoas de Santoña servidas en mantequilla en lugar de en aceite. Destacar el bonito en su particular escabeche y el tataki de atún rojo versionado. Ambos platos sorprendentes gracias al contraste de texturas y de sabores (serán imprescindibles en la comanda!). 

Importante su selección de tartares entre los que triunfan el tartar de atún rojo con un sutil punto picante y el tradicional steak tartare. Sin duda un must para los amantes de estas recetas  crudas con tanto sabor. 

El punto fuerte de sus carnes se encuentra en sus provedores. La Finca es el encargado de abastecer la despensa de Zaga con sus magníficas carnes para ofrecer al comensal platos exquisitos como su escalope de ternera “con empanado secreto” que se acompaña de unas deliciosas patatas fritas caseras. ¡Todo un descubrimiento!

Al igual ocurre con sus pescados seleccionados con mimo de pequeños proveedores donde recetas tan simples como dados de merluza a la romana se convierte en una exquisitez digna de mención.

Una carta con una gran variedad que acaba con la parte más golosa. Entre sus postres se puede disfrutar de algunas de las recetas más clásicas y tradicionales como su tarta de queso. Sin embargo os animo a que descubráis su receta golosa menos tradicional y más atrevida: piña a la brasa al Josper que se acompaña con una salsa de mojito y hierbabuena. Bocado perfecto para finalizar la experiencia. 

Zaga ofrece calidad y sabor y la única manera de comprobarlo es sentarse a la mesa y dejarse llevar por el placer que producen las cosas bien hechas.

Lo bueno: Espacio cuidado y buen servicio. 

Lo mejor: Relación calidad precio. 

Precio medio en barra: 15-20 euros Precio medio en sala: 30-40 euros

Dirección: Calle Bretón de los Herreros, 39 Madrid. Tel: 912 321 130

#Ponzaning

@mysevendays