Si hay muchos mosquitos en tu casa, este es tu artículo. Descubre cómo repelerlos con estas plantas antimosquitos.


Con las altas temperaturas, abrimos más las ventanas y suelen entrar más los insectos. En el verano aparecen en las casas las temidas moscas, los mosquitos, las hormigas, las cucarachas o las avispas. Aunque algunos de estos insectos no pican, otros muchos sí, y pueden provocar bastante dolor y picor. Afortunadamente, existen algunas plantas que ahuyentan estos insectos.

Con estas plantas, no tendrás que echar insecticida en tu hogar, y así te evitarás contaminar el aire y dañar tu organismo. Así que, si quieres espantar los mosquitos de tu casa, apunta las siguientes plantas y hazte con alguna de ellas. Conseguirás mantenerlos a raya de manera 100% efectiva.

Plantas antiinsectos

Las plantas repelentes de insectos son muy efectivas porque desprenden un aroma característico que hace que éstos se mantengan alejados de ellas. De este modo, estas plantas servirán no sólo para ahuyentar los mosquitos de manera ecológica y natural, sino que también servirán para hacer de tu jardín, tu terraza o tu balcón un espacio natural, colorido y aromático. Además, son plantas muy sencillas de cuidar.

1. Lavanda

La lavanda es una planta aromática que tiene grandes propiedades para ahuyentar a los insectos. Además, por sus toques morados, es una opción muy decorativa, y su olor es muy bueno. Es una planta que sobrevive muy bien tanto en interior como exterior, siempre y cuando reciba luz muchas horas al día. Tendrás que regarla aproximadamente una vez a la semana, teniendo cuidado de no encharcar el sustrato. Por lo demás, es una planta muy resistente que ahuyentará tanto pulgas como el resto de insectos.

También puedes usarla como repelente tópico si coges una ramita y la frotas contra tu piel antes de salir de casa. Así estarás protegido de las posibles picaduras de insectos en la calle.

2. Albahaca

La albahaca, gracias a su olor, no solo da sabor a los platos que cocines y aporta un aroma fresco, sino que sirve para espantar a los mosquitos y a las larvas. Es una planta que puede cultivarse tanto en maceta como en el suelo, siempre que le dé mucho la luz del sol y el calor. Hay que regar la albahaca casi a diario, pero hay que evitar el exceso de humedad. También tienes que intentar no mojar las hojas.

Si la colocas en una maceta, lo mejor es que la ubiques al lado de las puertas y las ventanas, por las que suelen acceder los insectos a tu hogar.

3. Menta

El aceite de las hojas de la menta desprende un aroma fresco y dulce que espanta a los mosquitos. Además, sus propiedades antisépticas la hacen perfecta para utilizarla en una infusión para limpiar y aliviar las picaduras de cualquier insecto.

La menta es una planta que crece rápidamente, y también es trepadora, por lo que tendrás que controlar su crecimiento en una maceta o tendrás que ubicarla en una zona acotada de tu jardín o terraza.

Sus cuidados implican regarla con frecuencia (sin encharcar el sustrato) y colocarla en una zona en la que le dé parte de sombra si las temperaturas en tu zona son elevadas.

4. Bálsamo de limón

Esta planta es algo más invasiva, así que lo mejor será que la coloques en tu jardín en caso de que lo tengas. Es perfecta para repeler los insectos.

5. Citronela

Es, probablemente, la planta antimosquitos más conocida. De hecho, su aroma lo podemos encontrar también en velas que, además, están indicadas para acabar con los mosquitos. Tiene un aroma a limón que desprenden sus hojas largas. Y no solo se utiliza para repeler a los mosquitos, sino que también tiene propiedades antisépticas y su aceite es muy beneficioso para la salud.

La citronela es una planta que necesita luz solar y que la riegues frecuentemente, pero evita hacerlo en las horas más soleadas.

6. Romero

El romero es la planta antimosquitos más resistente. Su fuerte aroma mantiene alejados tanto a insectos como mosquitos, como a las polillas.

El romero debe estar ubicado en una zona soleada, aunque si es una zona muy calurosa, es mejor mantenerla a la sombra en las horas con temperaturas más elevadas del día. No es una planta de extremos, así que si hace mucho frío o temperaturas muy bajas, también deberás protegerla. Es una planta de zonas de sequía, por lo que no tendrás que regarla mucho, y además deberás evitar que se acumule humedad.

7. Caléndula

La caléndula, al igual que la lavanda, es una planta muy llamativa por sus colores, en este caso amarillos. Sus flores son las que espantarán a los insectos. Y, en caso de que ya te hayan picado los mosquitos, servirá para aliviar el picor.

Esta es una planta perenne que florece desde principios de verano hasta finales de otoño. Hay que regarla regularmente hasta que termina la floración, y después hay que hacerlo cada más tiempo. Evita también encharcar el sustrato para que pueda drenar bien.

8. Laurel

El laurel es un arbusto que funciona como antimosquitos. También se pueden quemar sus hojas, y su humo mantendrá los insectos alejados. Además, cuando sus hojas estén secas, puede usarse como condimento para los alimentos, pero nunca las utilices frescas, pues serán tóxicas.

Este arbusto hay que protegerlo de las temperaturas extremas, ya sean heladas o sol directo. Hay que regarla con moderación y con cuidado de no encharcar el sustrato.

9. Tomillo limonero

Las hojas de esta planta desprenden una fragancia a limón que ahuyenta a los mosquitos, y además se puede frotar contra los brazos y el cuello para que también sirva como repelente corporal.

El tomillo limonero es una planta muy resistente. Se puede mantener en zonas muy soleadas, siempre y cuando el sustrato siempre esté húmedo pero sin encharcar. Sus hojas son más alargadas y ovaladas que las del tomillo normal, y tienen los bordes amarillos.