Muchas veces nos preguntamos qué llevarnos en el tupper para comer en el trabajo. Sin embargo, no todos los alimentos se conservan de la misma forma.


Los alimentos que sueles llevar en tu tartera, quizás no sean los más adecuados. Tanto por las condiciones ambientales como las del propio producto, no toda la comida es válida para meterla en un tupper. Esto es así porque las bacterias pueden proliferar en los alimentos, sobre todo cuando existen cambios de temperatura o en épocas muy calurosas.

El E. coli es un microorganismo que la OMS lo define como una bacteria presente en el intestino y aunque la mayoría de sus cepas parecen inofensivas, otras pueden perjudicar gravemente el organismo si no llevamos los alimentos adecuados en nuestro tupper.

Recomendaciones que debes seguir

Deberías reducir el tiempo entre la preparación y el consumo de la comida. Si puedes, prepárala por la mañana en vez de por la noche. Además, es aconsejable no romper la cadena del frío por un tiempo superior a 4 horas y que la tartera o tupper sea de cristal y evitar los de plástico. A la hora de preparar tus comidas, evita los siguientes alimentos:

1. Aquellos que contengan huevo

Sobre todo si se trata de tortillas poco hechas o mayonesas. El huevo crudo es muy delicado por el riesgo de contaminación de bacterias como la salmonela o el E. coli. Una alternativa para su transporte es utilizar un evase térmico o directamente optar por disfrutar de las comidas que lo contengan en casa y si puede ser, recién hechas.

2. Derivados de los lácteos

La bechamel, el queso, la carbonara la nata… son algunos de los muchos derivados lácteos que añades a tus comidas. Sin embargo, no es una buena idea llevarla en un tupper ya que los cambios de temperatura pueden cortar el lácteo y en consecuencia, producirte dolores estomacales. Es fácil saber si un yogur o la leche están cortados, ya que su olor y su aspecto no son iguales que los originales.

3. Carnes y pescados poco hechos

En el caso de la carne, tenemos que tener cuidado con aquellas que se hayan manipulado con anterioridad como la carne picada o los filetes rebozados. No solo puede albergar bacterias, sino también pierden su sabor y su textura. En cuanto al pescado crudo, es muy propenso a parásitos como el anisakis, así que, congélalo previamente y si decides llevarlo en un tupper, no lo dejes poco hecho.

4. Comidas caldosas

Sopas, guisos, salsas… no es que no sean aptos, es que has de tener cuidado y cerrar muy bien el recipìente para que no se derrame. Además, antes de introducirlo en la tartera, tienes que esperar a que se enfríe por completo si no quieres que pierdan propiedades.

5. Brotes verdes

Aquellos que sueles echar a tus ensaladas como la lechuga, las espinacas, la rúcula…aunque son muy nutritivas y saludables son una fuente directa de bacterias si no se respeta la cadena del frío. Además, el exceso de calor, hará que la lechuga pierda su color y su textura. Por todo ello, si eres de los que come de tupper en el trabajo, es mejor que optes por otras verduras y hortalizas.

  • Huevos poco cuajados son fuente directa de salmonela
  • Ojo con los lácteos, los cambios de temperatura pueden cortarlos
  • El calor convierte a la lechuga en un foco de bacterias
  • Carnes procesadas y pescados poco hechos
  • La mayonesa casera no es apta por riesgo de contaminación
  • Cuidado con la cadena del frío si vas a comer arroz o pasta en tartera