Entrevistamos María Quevedo de la Peña, Directora de Tratamiento de la Fundación Recal nos habla de la labor que realizan en su centro, donde tratan todo tipo de adicciones y quieren acabar con el estigma que rodea a los enfermos.


Hay personas que no solo disfrutan con su trabajo sino que son capaces de transmitirnos su entusiasmo y mientras nos ayudan a entender que en la vida no todo es blanco o negro, sino que hay matices. María es una de ellas, es directora de tratamiento de la Fundación Recal, donde se tratan todo tipo de adicciones y que ayudan no solo al enfermo si no también a sus familias a afrontar un problema por desgracia más común de lo que nos creemos.

Nuestro trabajo en muy difícil

“En 2005 yo era la directora de personal de la agencia de modelos Elite España. Entonces me llamó la persona que gestionaba la fundación, para ver si podía colaborar con ellos como psicóloga y la verdad es que me fascinó el proyecto. Aliviar el sufrimiento Pasé de un mundo en el que la apariencia lo era todo, a otro en donde eso no contaba, donde lo fundamental era ayudar a aliviar el sufrimiento humano. De repente me di cuenta de que aquí podía ser útil, de una forma real y efectiva y eso me tocó profundamente el corazón.

Es verdad que no soy de esas personas que solo viven para su trabajo, tengo mi familia, mis amigos, mis aficiones… pero reconozco que es una parte fundamental. Si solo existiera mi trabajo, creo que mi existencia estaría justificada, porque en el pequeñísimo ámbito en el que yo puedo ejercer mi influencia, ayudamos a la gente a aliviar su sufrimiento y eso me parece un regalo, un lujo.

Pero a veces nuestro trabajo es también muy difícil: la gente muere y recae, y ves muchas desgracias. Nosotros, mi maravilloso equipo y yo, siempre decimos lo mismo, ni cuando las cosas salen bien ni cuando salen mal nos atribuimos el resultado. Nuestra labor es hacer las cosas de la mejor forma posible y en eso trabajamos por la excelencia, tanto con los pacientes como con sus familias.

Al principio la sede era un piso muy pequeño en Pozuelo de Alarcón y era todo muy humilde, sin pretensiones. Nos encargábamos de ayudar a gente de la calle, que no tenía recursos y poco a poco y con esfuerzo hemos ido creciendo y ya somos un equipo de 30 personas.

Fundación Recal
RECAL

El equipo, con D. Maximiliano de Habsburgo al frente, está formado por un completo
grupo de especialistas para cada uno de los tratamientos requeridos. Médicos,
psicólogos clínicos, terapeutas, enfermeros y un nutrido grupo de profesionales
centrados en la recuperación completa de los pacientes.

También se desarrollan talleres especialmente enfocados a la prevención de la adicción en jóvenes y adolescentes. La consolidada trayectoria de la Fundación Recal, a lo largo de sus más de 17 años de vida, aporta seguridad y confianza tanto a las personas que reciben el tratamiento como a sus familiares. Su experiencia les permite personalizar y adaptar el procedimiento en cada caso, lo que se traduce en el éxito a la hora de lograr la recuperación del paciente.

La Fundación Recal emplea el Modelo Minessota, cuya finalidad es que los adictos en
recuperación alcancen un estado de abstinencia total hacia cualquiera que sea la
sustancia y/o comportamiento que causaba su adicción. Así, a través de este método se
busca también una completa reinserción social e incluso laboral de los pacientes.

Fundación RECAL
RECAL

Los valores que inspiran EL MODELO MINNESOTA:

  • El tratamiento integral y personalizado del enfermo
  • El trato digno y respetuoso del paciente
  • La asistencia regular del paciente a grupos de Doce Pasos como elemento clave para mantener una vida libre del uso de sustancias/comportamientos adictivos.
  • La vocación de servicio al paciente, a la familia y a la sociedad en su conjunto.
  • La adopción de una postura de apertura e integración a todo avance que la ciencia y el estudio generen en materia de adicciones.

Este último valor es el que hace que el Modelo Minnesota incorpore y actualice todos
aquellos avances médicos, psicológicos y farmacológicos que han mostrado ser eficaces
en el tratamiento de la adicción, y que están basados en la evidencia científica.
Fundamentalmente son de aplicación conjunta las terapias cognitivo – conductuales y
motivacionales. En concreto, son de amplia aplicación en este Modelo las Fases del
Cambio de Prochaska y Di Clemente y las Entrevistas Motivacionales de Miller y Rollnick.