Juanito Cortés, un joven de 11 años cuyo talento es innegable, ha revelado que se quiere convertir en «el pintor más famoso del mundo».


Con tan solo 11 años Juanito Cortés tiene claro qué quiere ser el día de mañana. Ni futbolista, ni astronauta: él quiere ser pintor. No lo dice a la ligera, tiene claro que su talento frente a los lienzos le ayudará a conseguir su deseo, el de ser «el pintor más famoso del mundo«. Su pasión por este arte le llegó de la mano de su abuelo, anticuario de profesión, y tal ha sido su impacto que incluso ha estado presente en varias ferias internacionales. Prueba de su valía que una de sus obras se haya llegado a tasar en más de 20.000 euros, aunque hay otras mucho más asequibles por más de 3000 euros. Pinturas que, por cierto, ahora lucen en los muros de casas de grandes artistas como Diego ‘El Cigala’ o futbolistas como Samu Castillejo.

Sus obras son únicas y su estilo es expresionista abstracto, combinación que ha provocado que conquiste allá donde Juanito Cortés va. «Quiero que mis obras expresen siempre alegría, felicidad y todo lo bueno. Nunca quiero que transmitan nada malo», asegura este joven de 11 años. Palabras que, sin duda, reflejan que su intención es la de mirar hacia el futuro en un año que ha estado lleno de sombras. Y, aunque en la actualidad la técnica de este prestigioso joven es muy aplaudida, Juanito comenzó cuando tan solo tenía 5 años en esta materia. «Siempre he sido autodidacta. Cuando hice mi primer cuadro, me encantó y pensé en qué tenía que hacer para que fuera más bonito y se viera más colorido», dice muy ilusionado.

A pesar de que tiene grandes referentes como Pablo Picasso, Jackson Pollock, Gustav Klimt o Joan Miró, ya ha habido reputados pintores como Sacha-Jafri que se han fijado en él y que llegan a pedirle trabajar mano a mano, dando igual su corta edad. «Juanito, me gustaría pintar contigo», ha llegado a decirle en sus redes sociales. Su proyección va en crescendo, pero él seguirá formándose en una Academia de Arte en Sant Adrià de Besòs. Así Juanito Cortés quiere llegar alto, aprovechando de ese modo que la inspiración que tantas veces llama a su parte no se merme, sino que siga ahí siempre presente. «Yo hago mi rutina normal y, de repente, me viene la inspiración. Entonces nadie me puede parar, me pongo mis chanclas, mi ropa y pienso en cómo va a ser el fondo. Nunca improviso», ha dicho este joven tan exitoso.