Los silencios de Hugo de Inma Chacón inaugura la aventura editorial de Contraluz. La séptima novela de la autora, a la venta el 7 de octubre, es un homenaje a su tierra, Extremadura, y también a los enfermos de SIDA y familiares que vivieron los años más duros de aquella pandemia en los ochenta y primeros años noventa en España.


Los silencios de Hugo es la historia de dos hermanos de clase media alta que, procedentes de Extremadura, llegan a Madrid. La novela empieza con una situación especial: ella, Olaya, ha desaparecido y él, Hugo, está muy enfermo, hasta el punto de que no se sabe si va a sobrevivir. La incertidumbre sobre el destino de los dos hermanos está presente a lo largo de toda la obra.

Es una novela plagada de sentimientos. Hay soledad, sufrimiento, amistad, camaradería y amor en todas sus variantes: amor fraternal, de pareja, de amigos, de familia… No concibo que haya nadie que pueda ser feliz sin amor. Yo, particularmente, no podría. He buscado retratar la capacidad que tenemos para salir adelante. Como suele suceder en mis libros, los personajes tienen mucha fuerza interior. No se rinden y aman profundamente la vida.

Luchan para que la vida les favorezca por muchas piedras que haya o les pongan en el camino. El silencio es uno de los hilos conductores de la obra. En concreto, los silencios de Hugo son silencios que él busca, que no son impuestos, que pone en práctica porque está convencido de que, de ese modo, favorece o facilita la vida de los demás.

Son silencios generosos, protectores pero también peligrosos porque dificultan la ayuda que puede prestar el entorno más cercano. El silencio de su hermana es, en cambio, el de quien no cuenta lo que ha sufrido o sufre para evitar la compasión. Luego está el silencio que provocan las enfermedades. No solo el SIDA, que generaba silencio al ver el rechazo de la gente. Todavía pasa y vemos que otras, como el cáncer o los problemas de salud mental, no se nombran por parte de algunas personas, complicando que se pueda desterrar el estigma que conllevan.

inma chacón

Porque no solo padecieron los afectados, también los que se quedaron y convivieron con la pérdida. Fue una tragedia en forma de pandemia, la peste del siglo XX como la llamaron,  para la cual hoy afortunadamente hay esperanza, pero hubo un tiempo que careció de ella. He querido reflejar cómo el miedo se apoderó de la sociedad y generó reacciones muy  diversas ante laenfermedad, desde la huida al esfue rzo por superar ese terror irracional.

El libro es un canto al amor en todas sus variantes: el fraternal, el de pareja, el de amigos, el de la familia y el propio amor a la vida.

La historia que narro recoge dos maneras de vivir. Una de ellas agota el tiempo pensando todo el rato en el futuro, dejando siempre el presente en standby y dificultando su disfrute. La otra forma parte de la idea de que el futuro puede que no exista, que no llegue; y ahí es el presente el que construye el futuro. Se saborea el presente para que el futuro tenga buenos cimientos. El que mira siempre al futuro se pierde lo que tiene delante. Presentar nuevo libro y hacerlo en una editorial que empieza ha sido primero una sorpresa, luego un motivo de orgullo enorme y después una verdadera emoción por poder compartir esta aventura.

Sobre la autora

inma chacónInma Chacón (Zafra, 1954) es doctora en Ciencias de la Información y licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Fue decana de la Facultad de Comunicación y Humanidades de la Universidad Europea, es profesora jubilada de la Universidad Rey Juan Carlos y actualmente colabora en diversos medios de comunicación.
Su primera incursión en el mundo de la narrativa fue con La princesa india, novela a la que siguieron Las filipinianas, Nick: una historia de redes y mentiras, Tiempo de arena (por la que fue finalista del Premio Planeta), Mientras pueda pensarte y Tierra sin hombres, que fueron grandes éxitos de ventas y crítica. También ha publicado la colección
de relatos, Voces. Antología personal y los poemarios Alas, Urdimbres, Antología de la herida y Arcanos. En el campo de la dramaturgia, es autora de varias obras, entre las que destacan La Baltasara y Las Cervantas, escrita junto a José Ramón Fernández por encargo de la Biblioteca Nacional. También ha colaborado en numerosos libros colectivos de poemas y relatos. Los silencios de Hugo, su séptima novela, es un homenaje a su tierra, Extremadura.