PREGUNTA: Dicen que a las 72 horas las botellas de plástico empiezan a contaminar el contenido, por ejemplo, el agua. ¿Es cierto?

RESPUESTA: Si el envase está fabricado con materiales idóneos para entrar en contacto con los alimentos, y si las condiciones de conservación y manipulación son las que indica el fabricante, no debería de haber problemas. Ahora bien, esto no quita que, una vez abierta la botella, pueda producirse una contaminación. Esto ocurre, por ejemplo, cuando bebemos directamente del envase.

Nuestra flora bacteriana contamina la boca de la botella y al entrar en contacto con el líquido, contamina también el contenido de la misma. Por eso, en las botellas de agua mineral de pequeño volumen se aconseja que, una vez abierta, se consuma en 2-3 días. Para evitar este tipo de contaminación es importante no beber directamente de la botella (hacerlo con una pajita o un vaso) y, si es una botella de cristal, lavarla con frecuencia.

Cremas de marca blanca

PREGUNTA: ¿Nos podemos fiar de las cremas hidratantes de marca blanca de los supermercados?

RESPUESTA: Según los análisis comparativos, realizados a ciegas para que no se puedan identificar las marcas, el hecho de que un producto (crema hidratante o cualquier otro) sea de marca blanca, no supone un elemento definitorio de su calidad.

De hecho, hay test en los que algunos productos ‘blancos’ han obtenido mejores resultados. Por ejemplo, en un análisis de hidratantes faciales, en el que el producto con mejor valoración era de marca blanca y tenía un precio 100 veces inferior al más caro de ese mismo estudio.

Garantías de las webs

PREGUNTA: ¿Qué garantía tienen los productos que compro en apps como Wallapop o en webs de segunda mano?

RESPUESTA: Si la compraventa es entre particulares el plazo de garantía se reduce a 6 meses y no rige la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, sino el Código Civil. El comprador sólo podrá exigir la rebaja del precio o la resolución del contrato y el plazo para ejercitar ese derecho es de 6 meses (en realidad, la ley no ampara al comprador con ninguna garantía como tal, sino que le da el derecho a reclamar en este plazo).

Este derecho podrá ejercitarse siempre y cuando el producto tenga un defecto grave anterior a la compra, que impida su uso tal y como estaba previsto y siempre que este no fuese evidente en el momento de la compra.

De ser así, y si las partes no llegan a un acuerdo, la reclamación deberá ser por la vía judicial (demanda), pero no hará falta abogado ni procurador cuando el importe que se reclame sea menor a 2.000 euros. Si el que vende es un profesional o empresario, la regulación es completamente diferente y el plazo de la garantía es, como mínimo, de un año.