Las A y el color verde de la etiqueta de eficiencia energética señala que se consume menos energía, mientras que el rojo señala lo contrario. Anota estos pequeños trucos para reducir el consumo y el importe total de la factura.


Los electrodomésticos forman parte de nuestro día a día y son, en gran medida, los responsables de la factura de la luz. Según el estudio del IDAE, sobre el consumo energético del sector residencial en España, alrededor de un 55% del total de la factura proviene de estos aparatos.

¿Qué se puede hacer para reducir el importe? Para empezar, es importante conocer la clasificación que tiene el electrodoméstico, según la etiqueta de eficiencia energética, que señala el consumo que ejerce. Aquellos con etiquetas verdes, asociadas a las A, son más ecológicos y consumen menos.

A medida que la pegatina alcance un tono anaranjado o rojizo genera un consumo de luz mayor. Partiendo de esta premisa, estos son algunos de los aparatos domésticos que generan un incremento de la factura. Conoce estos trucos para reducir su gasto.

1- NEVERA

Es el electrodoméstico que más consume porque está siempre encendido. Para reducir el gasto es importante ejercer un uso responsable de la energía acumulada. Para ello, es importante evitar abrir y cerrar la nevera con frecuencia, pues el consumo de energía aumentará con el fin de regular la temperatura. Otro de los trucos es fijar una temperatura óptima de consumo que gire entorno a los 5ºC, el congelador, en cambio, que oscile en los -18ºC.

2- LAVADORA

Pese a su puntual uso es uno de los que más sube la factura. Para reducir el consumo de electricidad el gasto que ejerce se recomienda poner programas cortos y lavados en frío, ya que gran parte del consumo de energía se destina en calentar el agua del lavado, por ello, al reducir la temperatura del programa disminuiría el consumo. Además, es importante cargar bien el aparato, para aprovechar al máximo la energía en cada lavado.

3- HORNO

Su uso genera un consumo mayor porque tiene que llegar a la temperatura fijada. Para intentar reoptimizar el gasto que genera es vital eliminar manías como abrir la puerta del horno con frecuencia pues, con ello, se pierde cerca del 20% de la energía acumulada, lo que provoca un aumento del gasto de luz. Para ahorrar, si se apaga antes de acabar el cocinado se puede aprovechar el calor para terminar el cocinado.

4- VITROCERÁMICA

Gran parte del gasto se crea cuando las placas se están calentando. La clave del ahorro es aprovechar y compensar el calor residual que se queda tras su uso, apagando la vitro antes de finalizar la propia cocción. Es importarte utilizar tapas para así fomentar el punto de cocción deseado.

5- PLANCHA

Este electrodoméstico pequeño incrementa la factura por su potencia. Para ahorrar se recomienda acumular el mayor número de prendas para plancharlas todas en el horario de energía más barato. Además, procura tender la ropa dejándolas lo más lisa posible para disminuir el tiempo de planchado y, por tanto, el propio consumo que ejerce.

6- LAVAVAJILLAS

Su consumo de luz aumenta en horas de comidas y cenas. Para reducir el importe que genera es recomendable utilizar programas cortos y a baja temperatura, pues al igual que la lavadora gran parte del consumo se destina a calentar el agua. También, es importante limpiar el filtro para evitar que incremente la cantidad de agua.