La pandemia del coronavirus sigue avanzando en nuestro país de forma imparable. Este sábado, España rebasa los 5.100 fallecidos por Covid-19 mientras que los contagiados ascienden a 65.719. La cifra que arroja algo de luz es la de los recuperados, ya rozan los 10.000. Todas las miradas están puestas en el denominado pico de la curva epidemiológica, desde el Gobierno se espera que se alcance en los próximos días.

Los datos son abrumadores. Italia, el país más castigado por la crisis sanitaria, registraba el viernes la peor jornada desde que se iniciara la pandemia, alcanzando los 969 muertos en un solo día. Más de 27.000 personas han perdido la vida en el mundo víctimas de Covid-19.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, reconocía que no se descarta un endurecimiento de las medidas actuales de confinamiento y se están valorando distintas opciones para estabilizar la curva: «El objetivo no es solo hacer descender la curva sino detener la trasmisión», afirmaba en su rueda de prensa diaria. Asimismo, indicaba que existen comunidades «al límite» como es el caso de Madrid. Los hospitales están llenos y algunas residencias de ancianos han registrado numerosos fallecidos.

Al límite

La mayor residencia de ancianos de Madrid, Doctor González Bueno, con más de 600 plazas, denunciaba una «situación insostenible». En los últimos días han muerto más de una decena de residentes del geriátrico y tienen a más de 20 aislados. «Han caído también varios médicos y a día de hoy solo va una doctora de Urgencias que pasa consultas por la mañana pero, claro, no da a basto con tanta gente y tantos abuelos malitos», afirmaba una trabajadora en declaraciones a ‘Europa Press’.

Madrid es una de las comunidades más castigadas, más de 5.000 personas han recibido el alta, pero los muertos ascienden a 2.412. El recinto ferial IFEMA ha sido reconvertido en un hospital de campaña y contará con una capacidad máxima de 5.000 camas y 500 UCI. Asimismo, este misma semana el Palacio de Hielo de la capital se habilitaba para acoger una morgue y ya se está trabajando para preparar una nueva instalación en la Ciudad de la Justicia de Valdebebas. 

Otro de los puntos clave en esta lucha contra el coronavirus es el material sanitario y los tests rápido de diagnóstico. Una de las partidas adquiridas por el Gobierno a una empresa de China ha salido defectuosa. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, confirmó que 50.000 pruebas no cumplían con los requisitos de calidad necesarios y que la compañía china se ha comprometido a cambiarlos por otros. La Organización Mundial de la Salud recomienda a todos los países realizar cuantas más pruebas mejor con el objetivo de conocer la extensión real de la pandemia.

coronavirus

Este sábado, el mundo afronta un escenario sin igual. Más de 3.000 millones de personas se encuentran confinadas en sus hogares para evitar la propagación del virus. Estados Unidos es el país con más contagiados, una cifra que alcanzaba al superar los 80.000 y adelantar a China, según los datos de la Universidad Johns Hopkins. La OMS alertaba del escenario al que hace frente el país norteamericano con una rápida propagación: ya son el tercer país con mayor número de fallecidos. Además, causa gran preocupación el estado de Nueva York, epicentro de la pandemia en el país. En un solo día, aumentaban un 20% los afectados por Covid-19 y ya acusaban la falta de camas en los hospitales.

El mensaje del Papa Francisco

Ante el planeta azotado por un momento sin precedentes, el Sumo Pontífice ha bendecido al mundo en una Plaza San Pedro totalmente vacía. “Densas tinieblas han cubierto nuestras plazas, calles y ciudades. Se fueron adueñando de nuestras vidas llenando todo de un silencio que ensordece y un vacío desolador que paraliza todo a su paso: se palpita en el aire, se siente en los gestos, lo dicen las miradas. Nos encontramos asustados y perdidos”, afirmaba.

Esta bendición ‘Urbi et Orbi’ también está cargada de excepcionalidad, ya que solo se imparte en Navidad y el Domingo de Pascua, el papa Francisco tuvo una mención especial con el personal sanitario: «No aparecen en portadas de diarios y de revistas ni en las grandes pasarelas del último ‘show’ pero, sin lugar a dudas, están escribiendo hoy los acontecimientos decisivos de nuestra historia», señalaba. Indicaba que tanto médicos como enfermeros, personal de supermercados, de limpieza, transportistas, voluntarios…. «Comprendieron que nadie se salva solo”.

El Pontífice ha abogado por la lucha común: “Nos dimos cuenta de que estábamos en la misma barca, todos frágiles y desorientados, pero al mismo tiempo, importantes y necesarios, todos llamados a remar juntos todos necesitados de confortarnos mutuamente”.