Los últimos datos sobre la crisis sanitaria a consecuencia del coronavirus nos ha dejado un sabor agridulce. Los fallecidos han repuntado después de cuatro días en los que se había notado una leve bajada de muertos. En las últimas horas se han registrado 734 muertos, lo que ya asciende a más de 13.000 víctimas mortales a causa del Covid-19. Pero dentro de tanta mala noticia, hay una pequeña esperanza y un rayito de sol: la cifra de personas curadas. Y es que son más de 43.000 pacientes los que han recibido el alta médica y se han curado de este virus que ha paralizado a España y parte del mundo.

El motivo del repunte de fallecidos en las últimas 24 horas

Esta es la única cifra esperanzadora después de que la cifra de las víctimas mortales haya aumentado en el último día. ¿El culpable? El «efecto fin de semana», ya que se suman los fallecidos el sábado y el domingo que no habían sido notificados antes, lo que hace aumentar la cifra: «El incremento de número de casos es de un 4% respecto a ayer, esto se debe al ajuste del fin de semana. Realmente la tendencia es descendente. Hay dos cambios en las tendencias: el 25 de marzo y el 2 de abril», ha asegurado la doctora María José Sierra, del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias.

Datos actualizados el día 7 de abril a las 11:30 horas
Contagiados: 140.510 personas
Fallecidos: 13.798 personas
Curados: 43.208 personas

Otro de los problemas a los que se ha enfrentado la Sanidad ha sido los ingresos en la Unidad de Cuidados Intensivos. Desde el inicio del brote, han sido 7.069 personas las que han requerido estos cuidados hospitalarios, lo que ha llevado a los hospitales trabajar a marchar forzadas después de verse desbordados. Respecto a esto, María José Sierra, del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, ha dado buenas noticias: “Nos transmiten desde las comunidades que empieza a verse cierta bajada en la presión en las UCI. El número de pacientes dados de alta supone el 30% de los notificados».

Este jueves debatirán en el Congreso la nueva prórroga

A la espera de que este jueves se decida en el Congreso una nueva prórroga del estado de alarma por el coronavirus en España, los datos de muertos y contagios por coronavirus han vuelto a aumentar después de cuatro días consecutivos descendiendo. A pesar de que todavía no está decidido, es más que probable que no sea hasta, al menos, el próximo mes de abril cuando se vaya levantando el confinamiento. Un levantamiento que se irá llevando poco a poco.

A pesar de que es esa la fecha que actualmente está prevista, cabe recordar que puede volver a modificarse y volver a prorrogarse el Estado de Alarma. Serán los datos de las próximas semanas quienes revelen las medidas que hay que ir tomando con el paso de los días. Aún así, el Gobierno también estudia la manera de levantar el confinamiento, y es que será de manera progresiva. Aunque todavía no han tomado las decisiones de cómo lo harán, sí que parece que será, tal y como decíamos, poco a poco.

Está previsto que se tomen algunas medidas como que se prolongue el teletrabajo, que no se permitan reuniones de más de 50 personas, que las personas mayores de 70 años (que son consideradas de alto riesgo) sean las últimas en poder salir a la calle o que abran algunos comercios hosteleros, pero tomando ciertas medidas y cuestiones de higiene. Para la vuelta a la normalidad, tal y como la hemos conocido siempre, todavía quedan muchas semanas o incluso meses. Lo importante, de momento, es vencer al coronavirus que ha paralizado a España a nivel social, económico y sanitario.

Relajamiento en el confinamiento

Cuando estamos en la cuarta semana de cuarentena, José García Molina, subdirector general de Logística e Innovación de la Policía Nacional, ha asegurado que ha notado un cierto relajamiento por parte de los ciudadanos. «En estos días, hemos identificado a personas que se desplazaban varios kilómetros para comprar el pan o para visitar a familiares inexistentes. No busquen excusas para salir de casa. Tratar de engañar a los policías es tratar de engañar a todos los ciudadanos», ha asegurado en la rueda de prensa que concede el equipo técnico todos los días.

“En condiciones normales, mañana empezarían las vacaciones de Semana Santa. Este año quedarse en casa es una necesidad, una obligación para poner fin a la pandemia”, ha continuado explicando. Y añade: «Hemos interceptado a jóvenes que iban de picnic, personas escondidas en maleteros para burlar los controles. En los últimos días hemos observado cierto relajamiento, por eso vamos a incrementar los controles en estos días festivos y por las noches».