Lavarse las manos es la mejor prevención contra el coronavirus y este truco para que los niños lo hagan a diario mientras se divierten está triunfando y es que, como dice su creador, «luchar contra el coronavirus también puede ser divertido»


Los niños han sido señalados desde el primer momento como principales portadores del coronavirus y uno de los focos más importantes de contagio en nuestra sociedad. Esto ya lo respaldan diversos estudios internacionales, que aconsejaron desde un primer momento echar el cierre a guarderías, escuelas, colegios, institutos y demás centros de educación para minimizar la expansión del Covid-19. Sin embargo, con esta decisión tan solo se daba un paso, dado que la higiene es quizá uno de los principales pilares de prevención de contagio entre los ciudadanos, unido a la distancia mínima de seguridad de un metro y medio, y el confinamiento en nuestros hogares establecido bajo el estado de alarma.

Pero, ¿cómo podemos asegurarnos que los niños cumplan con las medidas de higiene sin que les suponga una tarea tediosa o aburrida? La respuesta la ha dado Santiago Santana, un enfermero y abogado español que, desde hace varias semanas, se ha convertido en una persona muy popular en todo el mundo por la fácil y práctica propuesta que ha realizado para que los niños se laven las manos. Y es que su truco se ha convertido en un juego divertido para que los más pequeños de la casa se comprometan con la necesidad de desinfectarse las manos con agua y jabón cada cierto tiempo, para evitar contagiarse del coronavirus y, con ello, proteger también a su familia y amigos. Veamos en qué consiste su propuesta:

Un sencillo juego, el truco definitivo

El enfermero Santiago Santana se le ocurrió pintarles un dibujo a sus hijos en las manos, para que poco a poco, a lo largo del día, cumplan su misión de borrarlo antes de irse a la cama cada noche. Esto les obligaba a lavarse las manos cada poco tiempo, con la única intención de eliminar el dibujo de sus manos, y sin ser conscientes de que con ese gesto estaban salvando vidas. Una idea que se le ocurrió incluso antes de que se estableciese el estado de alarma en España del pasado 14 de marzo y que a día de hoy sigue siendo una de las mejores recomendaciones para que los niños se diviertan cumpliendo la inestimable tarea de mantener la higiene como principal medida de prevención.

Ahora bien, este enfermero que se ha hecho viral con sus recomendaciones para frenar el avance del coronavirus por el mundo tuvo una idea más. Aprovechar este juego para ayudar a los niños a que comprendan qué es el Covid-19, siempre adaptando el mensaje a su edad y nivel de comprensión y evitando en todo momento alarmarles innecesariamente para que no generarles ansiedad o miedos. Es decir, mientras se les pinta a los niños el dibujo de un virus o un monstruo o muñecajo que simule al virus, se les puede explicar que son los más mayores los que más sufren con esta situación, que la familia está a salvo, pero que para ayudar a los abuelos es necesario quedarse en casa, respetar las normas y lavarse muy bien las manos hasta conseguir que el dibujo se borre antes de irse a dormir. Si lo consiguen, reciben un punto y si acumulan 20, pueden optar a un premio especial. El premio ya queda a voluntad de los padres.

Santiago Santana propuso que los padres dibujen en el dorso de las manos de sus hijos un pequeño monstruo que simule ser el propio coronavirus. Ahí la imaginación entra en juego y con la ayuda de los propios niños, pueden añadirles desde mil ojos hasta tentáculos, dientes, cuernos o una sonrisa picarona. Todo vale. Y si varía cada día para fomentar su creatividad, mejor que mejor. Y es que, en palabras del enfermero que ideó este truco que se ha convertido en la mejor arma para que los niños se laven las manos: “Luchar contra el coronavirus puede ser divertido”.

El éxito de su propuesta “fue abrumador”, tal y como ha reconocido el propio enfermero, que “la había armado sin esperarlo”. Preguntado por la Agencia de noticias EFE, considera que el éxito de su propuesta reside en que “si visualizas el virus, se lo pones en las manos y les dices que se lo tienen que cargar durante el día, al final tienen una meta visual y tangible”. Un sencillo juego para ellos y una importante labor para todos en la lucha contra el coronavirus.