Puedes hacer tu propio gel desinfectante en casa con lo que te sobra en las pastillas de jabón. Además, puedes personalizar el aroma y la concentración de alcohol para no dañar tus manos


La desescalada en fases ya es en sí una buena noticia, dado que el avance del coronavirus en España comienza a ser más residual y poco a poco volvemos a retomar la “nueva normalidad”. Eso sí, toso esto ha sido gracias a los dos meses que hemos permanecido confinados en casa al establecerse el estado de alarma y a repetirse hasta la saciedad una serie de normas básicas para evitar ser contagiado de Covid-19 y, por supuesto, evitar también contagiar a otras personas.

Además de las medidas de distanciamiento social que obliga a las personas a no acercarse más de dos metros al resto de ciudadanos, se ha insistido mucho en la necesidad de aumentar la higiene, especialmente lavándose las manos con frecuencia, para evitar que el virus entre el contacto con nuestros ojos, boca o nariz con la infinidad de veces que nos llevamos las manos a la cara de manera involuntaria.

Ahora bien, hasta hace unas semanas ha sido complicado encontrar geles hidroalcohólicos en las farmacias y grandes almacenes o pequeños comercios, por lo que ya hay quien ha ideado un plan alternativo, pero igualmente eficaz contra el coronavirus. Y, por si esto no fuera poco, si añadimos que esta fórmula es mucho más barata y que está al alcance de todos en casa, quizá sea la mejor opción para lavarse las manos de manera más frecuente, incluso fuera de casa y sin necesidad de tener que usar los geles desinfectantes tradicionales. Y es que, tal y como han mantenido las autoridades sanitarias, el jabón y el agua son igualmente efectivos para mantener alejado el virus de nuestras manos. Eso sí, con este truco, podrás sacarle aún más partido a estas recomendaciones y es que nunca es suficiente a la hora de proteger a nuestros seres queridos de un posible contagio.

¿Cómo hacer gel desinfectante a partir de pastillas de jabón viejas?

Son muchas las personas que utilizan pastillas de jabón en su día a día. Sabrán que es algo inquietante ver cómo poco a poco la pastilla es cada vez más pequeña y la usabilidad de la misma a la hora de lavarse las manos es algo más complicada. No te esfuerces demasiado, porque ahora te proponemos darle una nueva vida a estas porciones pequeñas de jabón, para reconvertirlas en geles desinfectantes. Para ello, tan solo necesitas pastillas de jabón viejas o lo suficientemente pequeñas para que pierdan su eficacia, un rallador, agua y una vitrocerámica o un fogón con el que poner a hervir el agua.

Parea hacer tu propio gel desinfectante en casa con un truco fácil y muy barato, tan solo tienes que rallar o triturar los restos de jabón que hemos ido acumulando. Si lo ves como opción, también se puede comprar una pastilla nueva y sacarle todo el provecho reconvirtiéndola en gel. Estas lascas de jabón que resultan de las limaduras, la añadimos a medio litro de agua en cocción a fuego lento, para que se vaya consumiendo. Es recomendable remover bien la mezcla hasta que resulte más homogénea y las pequeñas piezas de jabón se han disuelto por completo en la solución acuosa.

Después, lo dejamos enfriar a temperatura ambiente. Una vez alcanzada una temperatura natural, volvemos a remover bien la mezcla. Lo ideal es que quede una mezcla con una consistencia similar a la de un puré de verdura o el salmorejo, algo densa. Cuando ya tenga esta densidad y la mezcla esté fría, le añadimos más agua y algo de alcohol, para que cuando metamos el resultado en una botecito con dispensador pueda salir el agua con el jabón líquido y así poder limpiarnos las manos de manera regular sin necesidad de acudir al cuarto de baño.

Este truco no solo te ayudará a mantener el coronavirus alejado de tus manos y, con ello, también de tu cara ante un posible contacto involuntario, sino también a ahorrar y a ayudar al planeta en clave ecológica. Y es que no hay nada más gratificante que encontrar una nueva utilidad a algo que considerábamos ya basura o mero desperdicio, lo que contribuye a ahorrarle al planeta Tierra un residuo más al que hacer frente. Pero, si esto no te convence, la idea de poder personalizar nuestro gel desinfectante de manos con los olores que más nos atraigan es un plus a tener en cuenta. Cabe la posibilidad de añadir aromas o fragancias con las que dotar de un olor más agradable a la mezcla.