Te damos todos los consejos que necesitas para lanzarte a la aventura de adquirir una vivienda durante el tiempo que dure el coronavirus.


El escenario económico no es halagüeño. Los tiempos de coronavirus no son fáciles y de eso somos conscientes casi todos. Lo demuestra que los ingresos de las familias se hayan visto reducidos, el PIB se haya desplomado, el desempleo haya subido, haya un gran endeudamiento público y, además, hayamos perdido un gran poder adquisitivo en muchos de los hogares españoles. Sin embargo, hay quien considera que ahora es el mejor momento para adquirir una vivienda, pues los precios están bajando por lo que el comprador vuelve a tener la sartén por el mango. De hecho, los expertos consideran que esta crisis sanitaria ha disparado las mejoras de hipotecas. No obstante, si tienes claro que quieres dar el paso hemos elaborado una serie de tips que te podrían ayudar para que tengas las mejores condiciones.

Primero debes saber que los portales inmobiliarios ahora mismo son nuestra mejor opción. En sus páginas webs podrás ver las imágenes de las casas, las descripciones e incluso podrás contactar con el particular o bien con la agencia inmobiliaria que tenga esa vivienda en su cartera. Ellos te podrán poner al día sobre detalles que no sean públicos, sobre posibles derramas o sobre los gastos de comunidad, lo que te permitirá hacerte una mayor idea de los gastos que te puede suponer embarcarse en esta aventura. Otro aspecto importante es la comunicación y servicios del que dispone ese barrio, una parte fundamental para adquirir o no un piso.

Pero, ¿cómo hacemos para visitar la casa? Hay portales que te permiten hacer una visita virtual. No es lo mismo, pero muchas inmobiliarias están realizando un gran esfuerzo para que sea lo más parecido a una visita en la propia casa, ya que son tours que te ayudan a imaginarte mucho mejor las dimensiones de la propiedad.

balcón

Por otro lado, deberás de hacer números acerca de todo lo que envuelve una compra. La hipoteca, la mudanza, la reforma si fuera necesaria, los muebles…y una vez que tengas todo hablado y decidido proceder a la compra. Aunque espera, porque otro aspecto a valorar y mucho es tu hipoteca. Para ello hay simuladores que te permitirán cuál es la cuota que se adapta mejor a tus ingresos y también podrás ponerte en contacto con diferentes bancos para que te hagan una oferta después de tu solicitud online. Portales como Idealista te facilitan todos los pasos, más aún si tienes en cuenta que la movilidad en estos momentos es muy limitada.

Las tasadoras siguen funcionando, por lo que te puedes poner en contacto con ellas para avanzar en el proceso y, por último, la formalización. Es un momento complicado para ello, ya que previamente debes abrirte una cuenta en el banco por el que finalmente te decidas y también tendrás que acudir a una notaria, eso sí, con cita previa. Lo que quizás muchos no hayan pensado es que los bancos también pondrán trabas. Podrían cerrar el grifo y no conceder créditos a todo el mundo, desconfiando de perfiles que, a sus ojos, podrían ser menos solvente que otros.

Por último, debes tener en cuenta que si tienes una firma digital porque te facilitará algunos procesos. Aunque no todos, ya que la firma de escritura o de hipotecas deberá contar con tu presencia física. Sí por ejemplo podrás acceder a contrato de arras o incluso reservas con este tipo de firmas que son seguras, rápidas y efectivas.

La opinión de expertos en esta materia

Si bien es cierto que hay otros expertos que creen que lo mejor durante la crisis es esperar y no realizar ningún movimiento. Más optimistas se muestran en la Asociación Española de Personal Shopper Inmobiliario (AEPSI), desde donde aseguran que en los próximos meses vendrá el momento perfecto para comprar una casa. Consideran que el precio de salida se podrá rebajar un 20 % en la negociación si son viviendas principales y hasta un 30 % si son segundas residencias.

¿Qué es lo que más valoramos después del coronavirus?

En la medida de lo posible, a partir de ahora valoraremos mucho que la casa cuente con un espacio exterior ya sea un balcón, una terraza o si puede ser un jardín. También es importante que la vivienda cuente con un lugar que nos posibilite teletrabajar, una cocina con gran almacenamiento que nos permita guardar provisiones y un salón en el que incluso podamos practicar ejercicio.