A finales de febrero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó un comunicado en el que apuntaba que nuestras mascotas no podían contagiarse con el coronavirus. Las razones esgrimidas son que no hay evidencias científicas de que los perros y los gatos, principalmente, puedan padecer o transmitir este virus.


Es cierto que hace un mes, un perro de la raza Pomerania dio un positivo débil por coronavirus en Hong Kong. Sin embargo, la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales, junto con la OMS, informó que se trataba de un coronavirus canino, no el Covid-19 que está trayendo en jaque a la población mundial.

En España, diferentes asociaciones de veterinarios y entidades que trabajan con animales de compañía han lanzado un mensaje de tranquilidad a los propietarios de mascotas. Estos animales no desarrollan ningún papel en la enfermedad provocada por el coronavirus.

Recomendaciones de la Real Sociedad Canina
La Real Sociedad Canina ha lanzado un comunicado en el que se recogen una serie de recomendaciones para proceder con las mascotas:

– No poner mascarillas a perros y gatos
– Lavarse bien las manos con agua y jabón después de tocar los animales y no frotarse los ojos o la nariz
– No practicarles a las mascotas tests para ver si están enfermos
– Desinfectar todo el material de las mascotas correctamente

¿Qué debe hacer una persona con coronavirus con su mascota?
La OMS sí recomienda que si una persona ha dado positivo en coronavirus y tiene mascotas, lo ideal sería dejarlas al cuidado de una persona que esté sana. En este caso, la persona que se encargue del cuidado de la mascota deberá colocarle comederos y bebederos nuevos y no utilizar los anteriores.

Al mismo tiempo, es muy recomendable lavar y desinfectar la correa y otros materiales de la mascota (o bien desecharlos y comprar otros nuevos) que hayan podido tener contacto con la persona contagiada.

En caso de que nadie pueda hacerse cargo de la mascota, la persona contagiada deberá evitar el contacto estrecho con el animal. Además, tendrá que llevar la mascarilla puesta en presencia de su mascota y lavarse las manos con agua y jabón con bastante frecuencia.

Si queremos quedarnos más tranquilos y deseamos llevar nuestra mascota al veterinario, lo más aconsejable es llamar previamente al profesional. Lo más probable es que este nos atienda fuera de consulta para no coincidir con otras personas.