Los restaurantes han sido otro de los negocios afectados por la crisis del coronavirus, pero no han dudado en reinventarse para seguir adelante.


Desde que se decretara el Estado de Alarma en nuestro país el pasado 14 de marzo por la crisis del coronavirus, muchos negocios han tenido que cerrar para cumplir con las normas instauradas por el Gobierno para evitar los contagios. Solo estaba permitido el servicio de recogida de comida durante las primeras semanas, pero lo cierto es que muchos no lo tenían habilitado.

Con el paso de los días, muchos restaurantes han tenido que adaptarse a la situación por el hecho de que no pueden abrir todavía las puertas de sus establecimientos para recibir a los clientes. Y para la mayoría es necesario ya hacerse con ingresos, ya que estar tantos meses cerrado ha hecho que no obtengan beneficios.

Esto les ha llevado a remodelar todos sus locales y empezar a elaborar comida para llevar a domicilio. La preparación de los platos se hace bajo estrictas medidas de seguridad. Es decir, los cocineros y personal que prepara los pedidos, tiene que trabajar con mascarillas y guantes, con el objetivo de evitar los contagios.

Algunos locales han puesto a disposición la recogida de sus pedidos en el restaurante, pero otros cuentan también con el envío a domicilio. De esta forma, los clientes no tienen que moverse de casa y es el propio local el que se toma la molestia de ir hasta la vivienda del que quiere disfrutar de sus platos.

Esta labor de adaptación ha sido más fácil para uno que para otros. Y es que muchos restaurantes no habían nunca optado por la opción de llevar su comida a domicilio. Sin embargo, esta situación tan complicada por la que pasamos -y que todavía no sabemos cuánto tiempo durará- ha hecho que muchos empresarios se hayan tenido que reinventar para no cerrar sus negocios.

Otros locales incluso han tenido que crear una nueva marca dentro de sus negocios, que son las que se destinan a la comida a domilicio. Esto les lleva a ser nuevos en este negocio, por lo que no han dudado en pedir paciencia a sus clientes para ir adaptándose poco a poco a la nueva circunstancia.

¿Qué tenemos que hacer cuando nos llega comida a casa?

De momento, no hay pruebas de que los alimentos sean una fuente o vía de transmisión de coronavirus. De todos modos, desde la OCU han dado una serie de consejos que han seguido muchísimos ciudadanos. Además, desde este organismo aseguran que «los alimentos no son una vía de infección, pero si no se han manipulado respetando las normas, sí podrían ser un vehículo de trasmisión de partículas procedentes de personas infectadas«.

Señalan que, por el momento, no hay evidencias de contagio a través de alimento o envases, pero añaden: «Ahora bien, podría ser que los alimentos, tanto frescos como envasados, fueran vehículo del virus por las gotas que se depositan sobre su superficie. El virus puede aguantar sobre papel o cartón 24 horas, mientras que sobre plástico o metal vive varios días a unos 20 ºC (a menor temperatura la supervivencia puede ser más alta)».

La comida

Para ello deberás limpiarte muy bien las manos y desinfectar los productos o bien con agua jabonosa o con solución hidroalcohólica en por ejemplo, los botes de cristal. En cambio, para los alimentos que vienen en cartón, lo más recomendable y la opción más sencillas es retirar el precinto, sacar el producto y tirar la caja de cartón directamente a la basura. Según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosán), las frutas y verduras siempre han de lavarse.  Los alimentos, por otro lado, hay que limpiarla también a fondo y evitar consumirla con piel.

Pedidos online

Pero, ¿qué sucede cuando el pedido es online y nuestro contacto ha sido mínimo? Según han revelado los expertos, el paquete es muy seguro. La probabilidad de contaminarse es baja, un detalle que ha confirmado la Organización Mundial de la Salud. «La probabilidad de que una persona infectada contamine artículos comerciales es baja, y el riesgo de contraer el virus causante de la COVID-19 por contacto con un paquete que haya sido manipulado, transportado y expuesto a diferentes condiciones y temperaturas también es bajo». Teniendo en cuenta este dato, hay quien prefiere mantener las precauciones y proceder a la desinfección y es que la venta online ha aumentado un 74 %, lo que evidencia la cantidad de personas que se han adaptado a las nuevas circunstancias.

Depende si viene en caja de cartón o en otro tipo de envase tendrás un proceder u otro. Si es de cartón conviene dejarlo en el suelo mientras manipulas todo con unos guantes y después deberás dejar todos los productos en otra bolsa de plástico o de tela. Deshecha la caja de cartón, limpia los productos con líquido desinfectante durante una hora o si es ropa procede a lavarla a 60 grados. Si por el contrario viene en un envase de plástico usa directamente el líquido desinfectante y rocíalo dejándolo reposar al menos una hora.

Además de estas medidas, los repartidores están tratando de tener el contacto mínimo con cada cliente. Cumplen las recomendaciones dada la crisis sanitaria tanto antes como después de llegar a su punto de recogida y, de hecho, se intenta que el pago sea online o directamente con la tarjeta, para así evitar el contacto con el dinero.