A una pareja de Utah, Estados Unidos, se le ha ocurrido una brillante y original idea al celebrar su boda como si de un autocine se tratara, mientras los invitados escuchaban en la radio de su coche la celebración.


Brennan y Abby Norman fueron conscientes el mes pasado de que su boda no podría realizarse, pues estaba fijada para el día 25 de abril. Así que, puesto que no podían seguir con los preparativos según lo previsto por el estado de alarma provocado por el coronavirus, decidieron utilizar su creatividad para seguir adelante con su enlace.

Y es que el nuevo brote de COVID-19 está forzando la cancelación de bodas no solo en este país, sino alrededor de todo el mundo. Sin embargo, esta pareja de Utah no quiso cancelar su compromiso y decidieron seguir adelante con sus nupcias, mientras sus invitados miraban y escuchaban cómodos y seguros desde sus coches.

“Sabíamos que las cosas tenían que cambiar”, dijo Brennan a los medios de comunicación. Y añadió: “Sabíamos que no podríamos tener una celebración. Sabíamos que no íbamos a poder hacer ningún tipo de fiesta o reunión importante cuando empezaron a cerrar todas las escuelas”.

Cuando anunciaron la idea de un autocine de boda en Morgan, Utah, los invitados se sorprendieron. “No sabían cómo iba a funcionar un autocine. Y la verdad es que nosotros tampoco”, dijo Brennan.

Además, como la luna de miel también fue cancelada, y en cualquier caso no iban a poder tener una gran recepción, los novios decidieron adelantar la fecha de la boda al día 10 de abril. “Estábamos como, ‘¿Por qué esperar?’”, afirmó el novio.

El lugar de la celebración fue escogido y arreglado la noche antes de la boda. Incluso idearon cómo permitir a sus invitados escuchar la ceremonia y la música mientras Abby caminaba por el pasillo dirigiéndose hacia sus votos.

Brennan hizo todo esto posible con la colaboración de un amigo suyo que monta exhibiciones de decoración navideña cada año, con luces que se sincronizan con la música. Gracias a sus consejos y la ayuda de los empleados de una radio local, pudo usar un transmisor de FM para que los invitados pudiesen sintonizar la emisora de radio específica desde las radios de sus coches.

Tsering Lazerson, el amigo íntimo de Brennan, estaba en uno de los 30 coches que asistieron a este peculiar enlace. Según los medios de información fue un evento muy organizado, incluso había una persona dirigiendo a cada vehículo donde debía estacionar.

“Era todo súper bonito, incluso desde el coche”, declaró Tsering sobre el escenario de la boda, realizada en campo abierto con la única decoración de dos puertas rodeadas de flores con las Montañas Rocosas como telón de fondo.

Además, según Brennan, una de las mayores sorpresas del día fue el clima perfecto: “Fue un milagro que estuviera súper soleado y con 20 grados de temperatura, porque estamos en Utah y todavía hace frío y llueve todo el tiempo”.

Desde una distancia prudencial para no violar las normas de distanciamiento social, los invitados tomaron fotos y felicitaron a los recién casados con una bonita despedida. “Al final, se subieron a un auto y se fueron, entonces todos tocamos la bocina y gritamos en vez de aplaudir”, afirmó Tsering Lazerson.

Brennan y Abby planean tener una luna de miel y una recepción en condiciones cuando las cosas vuelvan a la normalidad. Sin embargo, a pesar de los cambios de última hora y este ingenioso formato, la boda superó las expectativas de la pareja.

Incluso el beneficio de no tener que preocuparse por la decoración, la comida de los invitados y los numerosos detalles que conlleva la planificación de una boda, han convertido este evento en “probablemente una de las bodas menos estresantes de la historia”.

“Era tan sencillo como presentarnos a las 4 en punto, que mi ahora esposa caminara por el pasillo y casarnos en este hermoso valle en el que vivimos”, afirmó Brennan. “En realidad fue muy fácil”.

Por su parte, Tsering declaró: “Es una prueba de que puedes tener una boda súper impresionante, aunque tengas que permanecer socialmente distanciado”.