Los mayores de 65 años tendrá un horario preferente para evitar posibles riesgos.


Este lunes, 4 de mayo, el país da un paso hacia adelante en la crisis sanitaria del coronavirus. Los comercios y locales de servicios podrán abrir sus puertas como nueva medida de la Fase 0 de la ansiada desescalada. Después de mes y medio de confinamiento, muchos son los que achacan sus «malos pelos» y desean acudir a una peluquería. Te contamos todos los detalles que debes saber antes de pedir cita.

Las medidas son rigurosas para cumplir con esta primera fase de la desescalada que anunciaba el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el pasado 29 de mayo. Las personas que acudan a estos centros deberán llevar mascarilla y concertar previamente la cita por teléfono. Los mayores de 65 años tendrá un horario preferente para evitar posibles riesgos.

Salones sin revistas

Se deberá contar con una mampara protectora, pero en el caso de que no sea posible, se deberá garantiza la protección del cliente y la distancia con marcas en el suelo. Se debe restringir también el número de clientes dependiendo del tamaño del centro. Entre las  medidas, se deberá hacer uso de toallas, batas y capas que serán de material desechable que irán a parar a contenedores específicos cerrados y no habrá ni revistas ni prensa. Asimismo se recomienda el pago por tarjeta. Hay que respetar una distancia de dos metros con otros clientes y el lavado de manos por parte del personal debe ser constante, así como el uso de guantes cuando sea factible.

El presidente de Marco Aldany y portavoz de la Alianza de Empresarios de Peluquería de España, Alejandro Fernández, ha explicado que en sus centros se establecerán diversos turnos para que el personal que trabajará con mascarillas y guantes. Asimismo se tomará la temperatura de los clientes con termómetro láser y el material utilizado será desechable.

La Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa) ha confeccionado una ‘Guía de Recomendaciones» donde se detalla algunas medidas higiénico-sanitarias para frenar el virus. Entre las recomendaciones para los profesionales de estos salones está el controlar la temperatura en la entrada y se aconseja que la ropa y el calzado que se utilicen sean distintos a los que se llevan antes de acudir al centro. Las prendas deberán lavarse diariamente a una temperatura de 60 grados. Cada trabajador dispondrá de sus propios materiales que deberán ser higienizados después de cada uso. También, aconsejan a los usuarios el uso de mascarilla, si no la lleva el centro podrá proporcionársela, y sus pertenencias podrán ser guardadas en una bolsa individual que se entregará una vez finalizado el servicio.

Aquellos salones que dispongan de zona infantil de juegos estarán cerradas y se eliminarán los dispensadores de agua. No se deben utilizar los aseos y baños, solo en caso de necesidad. Aquellos productos que se encuentran expuestos en el centro, solo podrán ser manipulados por el personal del centro. Desde Stanpa se recomienda que una vez comenzado el servicio, se realizará por la misma persona y en el mismo lugar, a ser posible.

Si el centro no dispone de espacio suficiente, se debe evitar que dos clientes coincidan a la hora de lavarse el cabello. Es recomendable utilizar secadores y planchas a baja velocidad para no dispersar el aire del centro y tener especial cuidado con el estado de los filtros de secadores y diversos utensilios. El centro deberá facilitar gel hidroalcohólico al entrar, al salir y en la zona de tocadores. Y diariamente se desinfectará escrupulosamente el centro de trabajo.

La fase 0 

A partir de este 4 de mayo, no solo abrirán las peluquerías también los comercios de menos de 400 metros cuadrados, entre ellos, los de calzado, ropa, librerías, ferreterías, talleres de arreglo… Además, los restaurantes podrán ofrecer comida que se recoja en el mismo establecimiento siempre que se respetan las medidas de seguridad. Los pedidos deberán realizarse vía telefónica u online. Asimismo se permite la realización de reformas domésticas en vivienda y locales -siempre que los trabajadores no tengan contacto con personas ajenas a la obra-.

Entre las nuevas medidas, también se establece el uso obligatorio de mascarillas que cubran la nariz y la boca en el transporte público, tanto cuando se viaje en autobús, tren, avión o barco. La fase 0 de desescalada permite a los deportistas de alto nivel volver a los entrenamientos de forma individual en la provincia en la que se resida.