Mantener limpios los filtros del aire acondicionado y los conductos de ventilación son clave a la hora de utilizarlos de manera segura frente al coronavirus. Te explicamos por qué


Muchos son los que esperan la llegada definitiva del calor y dejar atrás no solo los días de lluvia para darle la bienvenida al sol. También porque las autoridades sanitarias han previsto que el coronavirus nos dará un respiro cuando las temperaturas aumenten, al perder eficacia a la hora de propagarse entre la población. Sin embargo, con ello surge también un nuevo problema y es que contra el calor, son muchos los que deciden combatirlo con aparatos de aire acondicionado, cuyo uso también deberá verse modificado a consecuencia de la crisis del coronavirus para evitar resultar contagiado por una mala práctica de los mecanismos.

Ahora que se comienza a sentir la desescalada, con la entrada en la fase 1 de muchas provincias y con la promesa de que el resto pueda salir de la fase 0 en los próximos días. Esto permite a la economía a salir a flote de nuevo, con la apertura de locales y empresas que, como es normal, cuentan con un sistema de filtrado de aire o aire acondicionado que, si no se cuida correctamente, podría ser más perjudicial que recomendable. Para no caer en un fatal error de estas características, se han propuesto una serie de recomendaciones y medidas a tener en cuenta para evitar que favorezcamos a una eventual transmisión del coronavirus en nuestros hogares y también en nuestros puestos de trabajo, ya sean o no cara al público.

Una de las principales vías de contagio del coronavirus está en la transmisión aérea, aunque aún hay muchos estudios que traten de establecer con precisión hasta qué punto es esta la única o si, como se cree, podría verse favorecida por otros factores. Las pequeñas partículas en suspensión o microaerosoles provenientes de las gotas evaporadas de las secreciones respiratorias de infectados son el principal medio de contagio del Covid-19. De hecho, en los aparatos de aire acondicionado y filtrado de los hospitales se han encontrado rastros del virus en las habitaciones en las que se trataban a enfermos, por lo que su cuidado y limpieza son ahora una de las tareas más importantes antes de comenzar a utilizarlos de manera masiva.

El coronavirus permanece durante un tiempo determinado en suspensión en el aire, hasta que finalmente termina por caer al suelo o depositarse sobre distintas superficies del entorno. Sin embargo, también pueden ser transportadas por los conductos de ventilación, propagándose por otras estancias de la casa. Es por este preciso motivo por el que en el documento de ‘Buenas prácticas en los centros de trabajo. Medidas para la prevención de contagios del Covid-19” del Ministerio de Sanidad se realicen una serie de recomendaciones para reforzar la limpieza de los filtros del aire acondicionado, así como tratar de aumentar la ventilación de los espacios cerrados y de los sistemas de climatización para renovar el aire de manera sistemática con cierta regularidad. A poder ser, esta ventilación se recomienda que sea de manera natural, pero en caso de que sea imposible, se pueden utilizar diversos aparatos de ventilación o climatización que, por supuesto, también deberán ser limpiados a conciencia y desinfectados, para evitar que el coronavirus continúe campando a sus anchas.

La limpieza de los filtros en los diversos aparatos de aire acondicionado o ventilación deberá realizarse según las indicaciones de los fabricantes. Eso sí, mientras realizamos esta tarea se recomienda utilizar en todo momento guantes protectores, que deberán ser desechados tras terminar y lavarse las manos nada más acabar para evitar tocarse la cara. Además, se recomienda el uso de mascarillas.

En el caso de los baños públicos, en los que la afluencia de gente es superior, se recomienda que los extractores de aire funcionen de manera continua y, como en el resto de casos, limpiar los filtros con más frecuencia. Además, cabe señalar que en este tipo de aseos se recomienda tirar de la cadena una vez que se haya bajado previamente la tapa del inodoro, para evitar que el torrente de agua provoque salida de aerosoles que termine por diseminar el coronavirus por toda la estancia. Si tienen ventanas al exterior, es mejor ventilar, pero mantenerlas cerradas por el riesgo existente a que los flujos vayan al interior del establecimiento.

Y es que, como hemos comentado, los filtros del aire acondicionado suponen una de las principales vía de transmisión de coronavirus a la hora de conectar los aparatos con la llegada del calor. Esta es una de las hipótesis en las que trabajan los investigadores para ver en qué medida afectan a las personas que se encuentran en su entorno. Aunque el virus tiende a caer al suelo y depositarse en las distintas superficies, durante un periodo de tiempo permanece suspendido en el aire y es aquí donde puede quedarse atrapado en los filtros del aire acondicionado o viajar por los conductos de ventilación. Mantener los filtros limpios y desinfectados será la mejor herramienta para evitarlo.